Corre en la cinta y mejora tu condición física

Última actualización: 15.11.19

 

El running es una de las actividades deportivas más completas para mejorar la condición física. Practicarlo es muy sencillo: solo debes ponerte tus zapatillas y salir a correr. Pero si esta modalidad al aire libre no es lo tuyo, hay otras opciones que pueden adaptarse a las tus necesidades y gustos. Una de ellas es la cinta de correr.

Esta máquina permite realizar la misma actividad física que sobre el pavimento e incluso tiene niveles de inclinación, para simular los cambios en la ruta y ofrecer mayores desafíos al corredor.

Correr sobre una cinta es una actividad física saludable que trae múltiples beneficios. En el mercado hay muchos modelos con diferentes atributos, así que seleccionar uno dependerá de los objetivos de cada individuo, pero con una cinta es posible adelgazar y tonificar el cuerpo.

 

Una vida saludable

La cinta de correr forma parte de los aparatos cardiovasculares que proporcionan al usuario mayor capacidad aeróbica, lo que se traduce en mejoramiento de la actividad pulmonar, la frecuencia cardiaca y una mayor resistencia para la actividad física.

Todos estos beneficios y más pueden obtenerse en mayor o menor medida de acuerdo a la frecuencia e intensidad en el uso de la máquina de correr. Si se utiliza de forma periódica, al menos tres veces por semana en sesiones de una hora de entrenamiento, puede existir un mejor control del peso, así como de la circulación, de los niveles de glucosa, el fortalecimiento en los músculos, la liberación de endorfinas, la reducción del estrés y eliminación de la molesta celulitis.

Con todos estos aportes a la salud, es posible que ya te sientas atraído por esta opción. Siendo así, es necesario que conozcas algunos detalles sobre las cintas de correr para que puedas hacer una elección acertada del modelo, ya que hay cintas de correr magnéticas y cintas de correr a motor.

 

 

Cintas de correr magnéticas

La cinta de correr magnética es aquella que funciona a partir de la fuerza generada por el corredor. La cinta va hacia atrás a medida que la persona camina hacia adelante, de modo que a mayor esfuerzo, mayor velocidad.

Este diseño es uno de los más recomendados, porque hay una intensidad en la actividad que supone mayor grado de esfuerzo que en una máquina a motor. Además, suelen ser cintas seguras porque el movimiento se genera por los pasos del corredor, de modo que hay menor riesgo de caídas. En contraposición, algunos entrenadores aseguran que, a pesar de realizarse con ellas un movimiento natural, pueden llegar a causar lesiones si no se utilizan de forma adecuada.

 

Cintas de correr a motor

En el caso de las cintas eléctricas que funcionan con un motor, la velocidad depende del nivel que seleccione el usuario o del tipo de entrenamiento. A mayor intensidad, mayor impacto hay sobre las articulaciones y rodillas. Además, si hay fallos en el suministro de electricidad, esta máquina no será capaz de funcionar, mientras que las magnéticas se activan con solo caminar.

Actualmente, hay una gran demanda de cintas de correr tanto eléctricas como magnéticas. Hay muchos modelos y diseños que ofrecen estándares específicos para determinados objetivos y que varían en relación al precio.

Hay cintas de correr que sirven para quienes desean mantener una actividad de baja intensidad para caminatas. Estos modelos tienden a ser sencillos. Ahora, si el objetivo es ejecutar rutinas de alta intensidad, es necesario que la máquina tenga mayores prestaciones. Dentro de las marcas más populares y conocidas figuran Omiko, Nordika, Enerfit, Randers, Ranbak, Athletic y TecnoFitness, porque suelen ofrecer atributos de calidad, pero hay muchas otras.

 

 

Consejos para elegir

Antes de tomar una decisión sobre un modelo, es conveniente que busques algunas características que te llevarán a realizar una compra exitosa. Entre ellas, unas de las más importantes son los materiales, la seguridad, el peso y la velocidad.

Referente a los materiales, en el caso de los modelos básicos, estos están construidos con juntas de goma y algunos diseños incorporan elastómeros. Por su parte, los modelos de cintas de correr de gama alta ofrecen un sistema de suspensión completo.

Por otro lado, recuerda que son los modelos de gama media y alta los que incluyen mejores sistemas de amortiguación, por lo que se evita maltrato en las articulaciones.

En relación a la seguridad, en caso de seleccionar un modelo a motor, lo recomendado es que posea un sistema de seguridad automático para que la máquina se detenga, reduciendo el riesgo de caídas y lesiones por accidentes.

Otras de las características que se deben considerar son el peso que es capaz de soportar la máquina y la velocidad máxima a la que llega. Ambas propiedades deben ajustarse a las necesidades del usuario. Además, es necesario tomar en cuenta las funciones y accesorios, pues algunos modelos incorporan ventiladores y pantallas para monitorear la actividad física, en aspectos como el consumo de calorías, el tiempo, la distancia recorrida y hasta muestran programas de entrenamiento.

Asimismo, hay modelos que tienen diversos niveles de inclinación, así que mientras más inclinación posean, habrá más posibilidades de ángulos e intensidad del ejercicio. Aquí puedes encontrar varios modelos de cintas de correr.

 

Mejora la actividad física sobre la cinta de correr

Para que el entrenamiento sea efectivo, es necesario comenzar con un tiempo de calentamiento que puede ir entre los cuatro y los ocho minutos a una velocidad baja y sin nivel de inclinación. Para proseguir, es importante aumentar la velocidad e ir intercalando entre intensidad baja e intensidad alta durante cada tres minutos. La rutina está integrada por varias sesiones y para concluir se debe correr durante cinco minutos a un ritmo bajo.

A medida que transcurran las semanas y haya una mejor capacidad, se debe incrementar el tiempo de entrenamiento a un ritmo intenso. Para la semana 10, se debería ser capaz de correr hasta cinco kilómetros.

Para muchas personas, el tiempo sobre la cinta puede ser tedioso. Para evitar la monotonía en el entrenamiento, es prudente variar los programas, a fin de hacerlos más dinámicos y escuchar música que motive.

En el caso de querer usar la cinta para reducir medidas, son muchos los entrenadores que recomiendan ejecutar la actividad durante unos 40 o 45 minutos con una frecuencia de entre 140 y 160 pulsaciones, además de incluir entrenamiento de alta intensidad. La clave está en mezclar los intervalos de alta intensidad con caminatas suaves.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...