¿Debo utilizar un pulsómetro al momento de correr?

Última actualización: 17.09.19

 

Correr es una de las actividades deportivas más completas, porque involucra diferentes grupos musculares y sirve para liberar el estrés. Para hacerla, solo es necesario tener la disposición, contar con unas zapatillas y marcar la ruta que se debe seguir.

Sin embargo, hay modalidades de este deporte que llevan a una actividad más controlada. Son muchos los deportistas de alto rendimiento que corren para competiciones profesionales, triatlones, entre otras modalidades. Para ello, deben tener un plan de entrenamiento completo que les permita mejorar los tiempos y sacar un máximo provecho de las aptitudes físicas y de los niveles de oxígeno, para tener un mejor desempeño.

Esto lleva a que los corredores se ayuden con dispositivos que les permitan tener un seguimiento y control de la cantidad de kilómetros recorridos. Tener estos datos sobre el entrenamiento es una manera de incrementar el rendimiento, compitiendo contra sus propios resultados para mejorarlos y marcar nuevos objetivos, a los que es posible llegar a través del entrenamiento arduo y controlado.

Esta posición es apoyada por gran cantidad de corredores. Sin embargo, no lo es todo a la hora de correr, pues en algunos momentos los deportistas deben hacer caso omiso de ello y concentrarse en la actividad y en lo que el organismo requiere naturalmente para alcanzar un mejor desempeño. Los entrenamientos para cualquier deporte tienen diferentes modalidades y continuarlos o cambiarlos dependerá de la efectividad y de los resultados obtenidos.

En la actualidad, son muchos los dispositivos tecnológicos que ayudan a propiciar un mejor rendimiento, a través de las mediciones y conteos que realizan. No obstante, aún muchos usuarios no confían en estos dispositivos y prefieren tener un entrenamiento convencional, ya que esta técnica les ha funcionado.

A modo personal, ¿consideras que un pulsómetro puede ayudar a un mejor desempeño? O, ¿crees que solo basta que el corredor se guíe por las sensaciones? A continuación explicamos ambas consideraciones, por lo que dependerá de cada deportista tomar la decisión final.

 

¿Qué es un pulsómetro?

Para comenzar, es necesario saber qué es un pulsómetro y cómo puede ayudar a mejorar el rendimiento. Se trata de pequeños aparatos que ayudan a medir la frecuencia cardíaca, es decir, las pulsaciones de cada persona en los momentos en que se lleva a cabo la actividad física.

Los pulsómetros permiten un control en los niveles de intensidad y, con los datos registrados, es posible maximizar el rendimiento de acuerdo a las etapas de la actividad, respecto a indicadores como las pulsaciones, el nivel de oxígeno máximo, el umbral del esfuerzo y otros valores. Por todo ello, suelen ser utilizados como un mecanismo de guía, no solo al correr, sino también en actividades deportivas como el ciclismo, entre muchas otras.

 

 

Entrenamiento con pulsómetro

Generalmente, al correr no se piensa en la necesidad de un pulsómetro, pero cuando se quieren obtener resultados profesionales, esta realidad cambia. En la actualidad, se ha popularizado el uso de bandas inteligentes, relojes deportivos, relojes inteligentes, pulseras de actividad y pulsómetros, pues cada uno de estos dispositivos ofrece funciones que ayudan al deportista a llevar un control de la actividad, porque muestran detalles acerca del entrenamiento. Dependiendo del modelo, se obtienen valores de las pulsaciones medias, la velocidad, la distancia y la altimetría durante la actividad.

Todo esto se puede conocer con un pequeño y discreto aparato que no ocupa espacio, no pesa y tampoco incomoda durante la rutina. Son muchos los corredores que lo utilizan cuando están entrenando para pruebas de larga distancia, de media distancia, para una media maratón, un maratón o un triatlón. En todos los casos, el pulsómetro es un mecanismo que permite llevar un control del entrenamiento y de las pulsaciones durante este tiempo.

Algunas consideraciones apuntan a que tener este seguimiento es adecuado para la planificación deportiva. De acuerdo al desempeño, cada individuo puede reajustar los entrenamientos para obtener mejores resultados. Además, es posible hacer estimaciones sobre los puntos débiles, dando la oportunidad de trabajar en ellos para reforzarlos.

Cada corredor tiene metas distintas. Si, por ejemplo, dentro de tus objetivos se encuentra mejorar la marcha en relación al tiempo para alguna carrera, utilizar el pulsómetro puede ayudar a conseguirlo, ya que es una herramienta que sirve para los entrenamientos de series, siendo posible llevar un control del ritmo de las pulsaciones.

 

Las sensaciones que emite el cuerpo

Si bien los dispositivos tecnológicos son una especie de escáner que llevan cuenta de la actividad, sentir es parte fundamental del entrenamiento y lleva al corredor a conocer sus límites y capacidades. Al menos eso piensan quienes aseguran que para una mayor efectividad es necesario escuchar las necesidades del cuerpo, aprendiendo a controlar y a identificar las diversas sensaciones que se pueden presentar durante la ruta.

 

 

Para algunos corredores, es fundamental saber a qué se deben las sensaciones, cómo estas les afectan en el desempeño, y esto no es posible determinarlo a través de un aparato, por lo que muchos prefieren dejar a un lado el pulsómetro y concentrarse en el organismo y en las sensaciones que surgen con cada paso.

Esta modalidad de entrenamiento podría parecer arcaica o quizás poco profesional. Sin embargo, es la esencia de la actividad deportiva, la de correr por placer, sin tener que cumplir estándares previstos en un calendario digital de entrenamiento. Las carreras sin el uso de pulsómetros o bandas de actividad también pueden ser beneficiosas para lograr mejores resultados. No en vano muchos atletas durante años realizaron su entrenamiento basados en métodos clásicos, obteniendo resultados positivos.

 

Combinando los dos tipos de entrenamiento

Al correr sin monitorización inteligente se logra un entrenamiento versátil. Sin embargo, se pueden combinar ambos tipos de entrenamiento. Así, puedes hacer cambios de ritmo con el pulsómetro como guía, para luego dejarlo a un lado y aplicar ambas consideraciones para mejorar las habilidades.

Tener en cuenta las dos modalidades es una forma de aprender a conocer las aptitudes como corredor, precisando los datos numéricos y observando las sensaciones naturales para definir cómo responde el organismo.

Cualquiera que sea la modalidad de entrenamiento que se prefiera, lo importante es sentirse bien y sacar provecho de las capacidades, para tener resultados que lleven a un mejor desempeño en los maratones y al bienestar integral.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...