Deja atrás el sedentarismo y adopta una rutina de ejercicios basada en una caminata de 10.000 pasos

Última actualización: 21.10.19

 

Romper con el sedentarismo es una tarea que requiere de mucha fuerza de voluntad, pero bien lo vale debido a que nos ayudará a mejorar nuestra salud. Realizar una caminata diaria es una buena alternativa, siendo necesario que paulatinamente incrementes la cadencia hasta alcanzar un promedio de 10.000 pasos, tal como se planteó durante los años 60.

 

La salud de nuestro cuerpo depende de lo mucho o poco que lo cuidemos. Por ello, es tan importante realizar actividades al aire libre que nos ayuden a fortalecer los músculos, despejar nuestra mente y romper con la cotidianidad que paulatinamente nos llevará al sedentarismo. Dejar en el pasado la rutina y darle cabida al ejercicio es un hábito que todos deberíamos adquirir desde temprana edad. No es necesario que asistas a un gimnasio o te obsesiones con una dieta estricta, ya que con una simple caminata diaria puedes obtener resultados tanto físicos como psicológicos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), estipula una caminata de cinco kilómetros diarios, el Ministerio de Sanidad de Japón recomienda un máximo de 10.000 pasos y el Forum Nacional contra la Obesidad de Reino Unido promueve de 7.000 a 10.000 pasos.

Finalmente, todos coinciden en que este recorrido no es necesario llevarlo a cabo de manera continua, por lo que puedes ir sumando los pasos de  tu casa al trabajo, los de la hora de descanso y al retornar a casa. Para ello, puedes adquirir el mejor podómetro del momento y comenzar a llevar los históricos de tus desplazamientos.

 

 

La sugerencia de los 10.000 pasos

Dar un vistazo al pasado siempre nos ayuda a establecer un contexto claro de nuestro presente. Por ejemplo, para entender el por qué de los 10.000 pasos promovidos por la casa fabricante Yamasa a través de su podómetro Manpo – Kei, tendríamos que remontarnos al Japón de los años 60. En este período, el país nipón estaba experimentando una problemática de obesidad bastante alarmante debido al sedentarismo, ya que las personas caminaban un promedio máximo de 6.000 pasos al día. Esto según lo registrado en ese momento por los organismos de salud.

En vista de esta situación, el doctor Hatano se dedicó a realizar una serie de estudios para tratar de contrarrestar los efectos del sedentarismo en los japoneses. En este sentido, el especialista llegó a la conclusión de que si las personas incrementaban los pasos caminados a un máximo de 10.000, estarían propiciando una quema de calorías bastante considerable. Así, no tendrían que verse obligados a adoptar una estricta dieta para mantenerse en forma.

Esta fue la fuente de inspiración para que Hatano desarrollara el conocido podómetro Manpo – Kei, cuyo nombre traduce al español “10.000 pasos”. Con este dispositivo las personas podrían conocer el número exacto de pasos diarios dados, siendo posible programar el aparato para fijar metas diarias y de esta manera, ir incrementando paulatinamente la cadencia al caminar. 

Sin embargo, los japoneses inmersos en su agitado día a día no conseguían sentirse completamente atraídos por la idea de sumar a sus actividades diarias una nueva tarea como ejercitarse ¿Necesitaba acaso mayor fuerza publicitaria el podómetro para incentivar a la población nipona?

 

Poderosa campaña de marketing tras los Juegos olímpicos Tokio – Japón 1964

Afortunadamente para Hatano, ese mismo año se celebrarían los Juegos Olímpicos Tokio – Japón, que traían consigo un espíritu deportivo electrizante que se apoderó de cada uno de los pobladores. Este era el momento perfecto para incentivarlos a caminar y dejar atrás el sedentarismo, así como también a adquirir el podómetro diseñado por Hatano y comercializado  por la legendaria marca Yamasa. 

Para ello, era necesario crear una poderosa campaña de marketing que surgiera efecto. Había que pensar en todos los aspectos. Si bien la gente estaba entusiasmada, también era cierto que tras la culminación de los juegos, su espíritu deportivo podía decaer. En este sentido, lo ideal era crear una poderosa campaña como lo fue “10.000 pasos”. 

Los directores de la campaña llegaron a la conclusión que decirles a las personas que diariamente deberían caminar 10 kilómetros podría llegar a ser bastante frustrante para ellos de manera psicológica, puesto que inmediatamente el inconsciente predispone al cuerpo y le envía señales de que es un trayecto bastante largo. 

Así que decidieron resumirlo a 10.000 pasos, que desde el punto de vista de las técnicas de marketing es un número agradable. De esta manera, 10.000 pasos o Manpo – Kei, se convirtió en un referente para la medición de la cadencia al caminar, un slogan con gran poder de convocatoria para luchar contra el sedentarismo y una cifra meta que los japoneses querían alcanzar diariamente para el bienestar de su salud. La promoción resultó todo un éxito y el dispositivo logró posicionarse gratamente no sólo en Japón sino también en el resto del mundo.

 

 

Surgen dudas acerca de los 10.000 pasos

Tras toda la campaña mediática realizada para promover caminatas de 10.000 pasos diariamente, las personas se sintieron un poco escépticas con respecto a los resultados. Si bien adquirir esta rutina podía vencer el sedentarismo, también surgieron algunas interrogantes ¿Qué tan efectiva era esta caminata para la quema de calorías? ¿A cuántos minutos de caminata equivalían 10.000 pasos? ¿Este número de pasos surtía los mismos efectos de quema de calorías en adolescentes, adultos o personas mayores?

Para intentar responder a ello, debemos recordar que caminar conlleva a un esfuerzo físico, por lo que la quema de calorías es eminente. Por otra parte, tenemos que el número de pasos llevado a una distancia o un lapso de tiempo específico, puede llegar a ser un poco variante. Recordemos que cada persona posee una estatura diferente y por ende, el largo de las piernas varía. Así que si ponemos a caminar simultáneamente a tres personas, encontraremos que la apertura de la pisada de cada una de ellas tendrá una medida diferente. De esta manera, aunque las tres mantengan el mismo nivel de energía durante la caminata, siempre existirá una discrepancia distancia – tiempo.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...