Deportes como el fútbol mejoran la salud ósea y el equilibrio en los niños

Última actualización: 17.09.19

 

El deporte es una actividad beneficiosa para el cuerpo humano, de allí que los médicos recomiendan practicar alguna disciplina o entrenar de forma regular para mejorar la condición física y el estado del organismo.

A través de las actividades deportivas, es posible mejorar aspectos como la frecuencia cardíaca y la capacidad pulmonar. Además, la práctica no sólo tiene incidencia en el fortalecimiento de los músculos, sino también en los huesos. Con las actividades deportivas se libera estrés y son consideradas una positiva inversión de tiempo para la distracción y el esparcimiento.

Todos estos beneficios no son suevos. De hecho, por muchos de ellos las personas se orientan a llevar una vida deportivamente activa. Sin embargo, la práctica no debe comenzar en la adultez.

Según algunos estudios, se ha demostrado que es importante que desde pequeños, los niños estén involucrados en actividades deportivas. De hecho, además del atractivo que supone para los más pequeños las disciplinas deportivas que incorporan balones como el fútbol, el baloncesto, el voleibol o el balonmano, estos deportes son recomendados como ejercicios claves y esenciales para mejorar la fuerza y la salud de los huesos en los niños. A través de ellos, se mejoran el equilibrio, la destreza, la coordinación y la capacidad muscular desde pequeños.

Según la opinión de algunos expertos y médicos pediatras, hacer ejercicio desde la niñez aporta beneficios al organismo y al desarrollo corporal. Claro está, hay que tener presente que un niño no podrá completar una rutina de la misma forma en que lo hace un adulto, por lo que deben considerarse aspectos como su edad y sus condiciones físicas, para reducir el riesgo de lesiones o maltrato en las articulaciones, ligamentos o incluso daños permanentes en los huesos.

Partiendo de esta necesidad, un grupo de investigadores de la Universidad de Copenhague y la Universidad del Sur de Dinamarca concluyeron, a través de estudios, que hacer ejercicio de forma regular en deportes como el fútbol o básquet, así como otros que supongan el uso de pelotas, balones y necesiten fuerza, son convenientes porque proporcionan una mejor salud en los niños en etapa de desarrollo con edades comprendidas entre los ocho y diez años.

De acuerdo a las investigaciones, el ejercicio les brinda a los niños mayor capacidad pulmonar, cardiovascular, muscular, y equilibrio, que no solo se verá reflejada al momento, sino que tendrá incidencias positivas a futuro.

 

 

La investigación

Los académicos pudieron llegar a esta conclusión tras una investigación y una serie de estudios que fueron recientemente publicados en el British Journal of Sports Medicine.

Para la investigación, los expertos eligieron un grupo de participación conformado por 295 niños con edades comprendidas entre los ocho y diez años. Estos pequeños fueron divididos en un total de tres grupos y les fueron aplicadas pruebas distintas para obtener los resultados.

Uno de los grupos fue sometido a estudios que implicaban la ejecución de tres sesiones semanales de 45 minutos cada una, en deportes que utilizaban el balón como parte de la disciplina. Entre ellos figuraron actividades como fútbol, balonmano y baloncesto.

Por otro lado, otro de los grupos debió ejecutar ejercicios con entrenamientos de fuerza, utilizando su propio peso. Este estudio también suponía sesiones de 45 minutos, tres veces a la semana.

Finalmente, al grupo restante, conocido como grupo de control, no le fue asignada ninguna actividad, por lo que estos niños no debían practicar ningún tipo de ejercicio o entrenamiento.

 

Resultados positivos

Tras el tiempo del estudio, los científicos pudieron comprobar que los niños en el grupo a los que les fue asignado practicar deportes con balones presentaron un incremento de 44% en su densidad ósea, mientras que los que ejecutaron entrenamientos con fuerza tuvieron un incremento de 39% en comparación con los pequeños que fueron parte del grupo de control.

La capacidad muscular en los grupos de estudio, tanto de deportes con pelotas como de fuerza con el peso, tuvo una mejoría que se posicionó en 10%. Por su parte, en relación al equilibrio, los investigadores apuntaron que hubo una mejora del 13% en los niños que practicaron fútbol, básquet, balonmano y voleibol. La mejora en el equilibrio en los pequeños que trabajaron en programas de circuitos fue de 19%. En contraposición, el grupo base o de control no presentó ningún cambio o mejoría sobre los músculos o el equilibrio.

 

 

Estos resultados demostraron que el deporte en las modalidades antes descritas proporciona mayor fuerza muscular, calidad ósea e incide de forma directa y positiva sobre el equilibrio en los niños.

Asimismo, los datos arrojados por la investigación llevaron a los expertos a pensar que si durante la niñez se mejora la fuerza muscular, la salud ósea y el equilibrio, el futuro adulto tendrá menor riesgo de padecer enfermedades en los huesos como la osteoporosis.

En este sentido, Peter Krustrup, uno de los autores del estudio, junto al resto del equipo de investigadores, decidieron difundir el descubrimiento para que muchos pudieran tener acceso a los resultados.

Estos resultados llevan a pensar que incluir a los niños en este tipo de actividades deportivas traería consigo gran cantidad de beneficios a los pequeños y a la salud colectiva de la sociedad del futuro, con un menor riesgo de padecer enfermedades. Y si quieres comprar un balón de fútbol para tus hijos, puedes encontrar algunas recomendaciones aquí.

 

FIT FIRST

Junto a esta investigación, también cobró fuerza el concepto de FIT FIRST, que se trata de un entrenamiento intenso y frecuente que puede englobar el fútbol, el entrenamiento de fuerza y las carreras con intervalos de tiempo, como un mecanismo que debe ser incluido en las clases de educación física de los colegios y centros educativos, por ser una forma de mejorar la salud ósea y cardiovascular.

Más allá de que sea una modalidad impuesta como parte del pensum en los colegios, de forma individual los padres pueden inscribir a los pequeños en prácticas particulares de deportes como el fútbol o básquet, ya que, además de los beneficios a futuro para la salud, son una forma para mejorar las habilidades sociales e incentivar la perseverancia, sana competencia, disciplina y constancia desde la infancia.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...