Mejora el desempeño de los niños al jugar fútbol eligiendo las zapatillas adecuadas

Última actualización: 21.11.19

 

Considerado uno de los deportes más populares del mundo, el fútbol es una disciplina que atrae a adultos y a niños. Sin embargo, para que el potencial de los pequeños en el terreno de juego sea superior, los expertos recomiendan el uso de zapatillas que favorezcan las jugadas con un adecuado ajuste, suela, tracción, amortiguación y talla. 

 

El dinamismo de los niños hace que se interesen por muchos deportes y quieran practicarlos, para ser como la estrella que ven en los partidos de su equipo favorito. Entre todos los deportes, el fútbol sala y el fútbol campo son dos disciplinas que atraen a grandes y pequeños por igual, siendo muchos quienes se sienten orientados a desarrollar su potencial deportivo en el terreno de juego. 

Sin embargo, es necesario que los pequeños cuenten con todo el equipamiento adecuado para que su destreza natural se potencie y para que se eviten las temidas lesiones durante el entrenamiento. 

Por ello, la mejor manera de aprovechar este potencial deportivo de los niños es seleccionando un modelo de zapatillas de fútbol sala que se adecúe a sus necesidades y con el que se sientan cómodos haciendo movimientos y pases. 

De modo que para no dejar escapar este potencial, a continuación daremos un repaso por algunos consejos para aprender cómo elegir de forma adecuada las mejores zapatillas de fútbol sala de acuerdo a algunas variantes.

Al igual que en muchos otros deportes, el fútbol puede comenzar a practicarse desde muy pequeños. En esta etapa inicial, quizás los niños no serán capaces de tener la destreza de un profesional, pero comienzan a adquirir la técnica que podría llevarlos a convertirse en grandes jugadores de fútbol.

Sin distinción de sexo, tanto niños como niñas manifiestan un interés por este deporte y aprovechan los ratos libres, como los recreos entre clases para hacer una pequeña partida, utilizando cualquier objeto redondeado como balón.

Estas pequeñas acciones, aunque sean solo un juego entre niños, son un indicio de que los pequeños se sienten atraídos por el deporte y, como padres, la mejor alternativa es promover el desarrollo de esa habilidad.

¿Cómo hacerlo? Es sencillo. Una opción es inscribir a los niños en escuelas de fútbol y hacer de este deporte una actividad extracurricular para ellos, donde aprenderán jugando. Sin embargo, lo apropiado es hacer una inversión en todo el equipamiento, desde las camisetas o uniformes, hasta calcetines, zapatillas y demás. 

 

 

La edad y el crecimiento

Para muchos padres, hacer la elección de las piezas adecuadas resulta ser un reto de grandes dimensiones, sobre todo si se trata de niños de menos de seis años, porque están en plena etapa de crecimiento y el pie les crece rápido, por lo que en el caso de las zapatillas, terminan perdiéndolas con poco uso y sin desgaste. 

Sin embargo, más allá de la inversión monetaria, lo conveniente es adquirir un modelo de zapatillas de fútbol sala que sea cómodo y adecuado. En este sentido, el podólogo Juan Antonio Rodríguez explica que hay una diferencia entre las distintas modalidades de fútbol y, de acuerdo a ella, variará la selección de las zapatillas.

Por ejemplo, en el caso de los niños más pequeños, el podólogo comenta que no es necesario complicarse al extremo. De modo que si jugará en un terreno con superficie de césped artificial, lo apropiado es seleccionar zapatillas de fútbol sala que posean una suela con multitaco. Además, el profesional menciona que, cuando se trata de la estructura, lo conveniente es elegir modelos que estén fabricados en piel, porque se amoldan mejor al pie y permiten una mejor transpiración. Aunque la mejor opción son estas, hay que analizar si la inversión merece la pena porque, al ser para niños, se reduce el tiempo de uso, debido a que sus pies están en pleno crecimiento. 

 

 

La opción sintética

En este aspecto, otra alternativa adecuada y beneficiosa para jugar sobre distintos terrenos, con un alto grado rendimiento, son las zapatillas sintéticas. Los modelos con estructura sintética tienen un desgaste relativamente lento y, aunque no se adaptan al pie de la misma forma que las de cuero genuino, no causarán molestias y, de cualquier modo, deberán ser sustituidas cada ocho meses aproximadamente, siendo un gasto menor. 

En cuanto a la talla, aunque muchas personas pueden pensar que entre más grandes mejor porque le servirán al niño durante más tiempo, los profesionales coinciden en que este no es un buen plan. De hecho, lo recomendado por los expertos es que las zapatillas no sean muy grandes, pero tampoco deberán quedar ajustadas.

Según las especificaciones para los niños, lo más conveniente es adquirir zapatillas con hormas anchas, que tengan entre 1,5 y 2 cm de espacio, con la finalidad de que no se generen rozaduras y queden con un ajuste apropiado cuando se colocan los calcetines. Por ningún motivo las zapatillas deberán quedar sueltas, pues esto podría acarrear problemas mayores. Lo mismo ocurre si los pequeños tienen el pie ancho. De ser así, hay que optar por diseños que no sean de horma estrecha, sino que tengan un empeine alto y una entresuela cómoda. 

Cuando se trata de la disciplina de fútbol sala, la selección de las zapatillas  es más sencilla en lo referente a la suela. Por lo general, los más pequeños comienzan jugando esta disciplina en los patios centrales de los institutos, que tienden a estar fabricados con una estructura de cemento, parqué u hormigón.

Para este caso, se recomienda que al elegir las zapatillas de fútbol sala, estas deben ser con una suela de goma antideslizante y figura de tracción que se adhiera a la superficie. Este tipo de calzado por lo general suele ser más económico y se adapta de forma adecuada al pie.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...