El Agility, un deporte con muchos beneficios tanto para perros como para humanos

Última actualización: 17.09.19

 

 

¿En qué consiste el Agility?

Los grandes deportistas están de enhorabuena, existe una actividad que permite reunir a los atletas de dos y cuatro patas: el agility.

Los orígenes de la disciplina remontan al año 1977 en Inglaterra. El agility saca su inspiración de las carreras de obstáculos para caballos. En esta adaptación canina, el perro debe realizar un recorrido siguiendo las instrucciones de su compañero humano.

En el agility encontramos reglas y un jurado. El perro debe realizar un recorrido en un tiempo y orden previamente establecidos.

Pero para un perro, antes de ser un deporte, el agility es un juego. Y es por esta misma razón que podemos pedirles tanto a nuestros compañeros: realizan los ejercicios porque les hace especial ilusión cumplir las órdenes de su humano.

Gran parte del éxito del agility reside en la complicidad que puede haber entre un perro y su humano, y la destreza que tendrá éste último en comunicarle a su compañero lo que el jurado espera de él.

 

¿Todos los perros pueden hacer Agility?

Aunque algunas razas de perros están más predispuestas para la práctica de este deporte (por características físicas o fisiológicas), ¡todos los perros pueden entrar en el mundo del agility!

No obstante, habrá que asegurarse de que nuestro perro está en óptimas condiciones de salud antes de empezar. Una revisión completa con el veterinario nos permitirá mirar puntos importantes como el sistema respiratorio, el corazón y las articulaciones.

Como en muchos deportes, en agility existen distintas categorías, según el tamaño del perro:

  • S para los perros de talla pequeña: menos de 35 cm en la cruz.

  • M para los perros de talla mediana: entre 35 y 43 cm en la cruz.

  • L para los perros de talla grande: más de 43 cm en la cruz.

Es bastante frecuente encontrarnos con perros de razas tipo pastor en las competiciones de agility. Esto se debe al hecho que estos perros son particularmente inteligentes y tienen una excelente memoria. Es el caso de todos los perros de trabajo en general.

 

Los beneficios del Agility para ti y para tu perro

Los beneficios del agility son tanto psicológicos como físicos, y pueden disfrutar de ellos tanto los seres humanos como los perros.

A primera vista el agility permite realizar ejercicio físico, algo ideal para los perros que necesitan gastar mucha energía, como es el caso del jack russel por ejemplo.

Pero en agility también se necesita una alta dosis de concentración. El famoso “cansancio mental” que tanto necesitan los perros para ser felices. No cabe duda de que después de un entrenamiento o una competición de agility, volverás a casa con un perro cansado, ¡pero un perro feliz !

Los perros más miedosos ganarán confianza en si mismos practicando esta disciplina, y se sentirán útiles llevando a cabo las tareas mandadas por su dueño.

Finalmente, el hecho de realizar una actividad juntos, permitirá afianzar la complicidad que puede existir entre un perro y su humano. Además, como el agility se suele practicar en clubes,  es una buena oportunidad para hacer amigos. Tanto para el dueño que conocerá otras personas que comparten sus mismos intereses, como para el perro que podrá socializar con otros perros, un aspecto fundamental para su bienestar.

 

¿Y si no me gusta el deporte?

Existen algunas razones que podrían impedir que una persona pueda hacer agility con su perro: falta de tiempo, problemas físicos, falta de interés por este tipo de actividad… No obstante el agility presenta tantos beneficios para los perros que solamente podemos recomendarlo.

Si no tienes la posibilidad de practicarlo tú mismo con tu perro, puedes pedir los servicios de un entrenador canino o de un cuidador de perros, que estará encantado de ayudarle a gastar energía.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...