Las botas de fútbol cambiaron el mundo del deporte Rey

Última actualización: 22.11.19

 

Las botas de fútbol son un elemento primordial dentro de la indumentaria que usa el jugador en el terreno. La comodidad, aerodinámica, estilo, colores y tecnologías pueden hacer la diferencia en las jugadas e incluso en la amortiguación.

Es por esto que las compañías de calzado deportivo más grandes y con mayor presencia a nivel mundial se esfuerzan por incorporar al mercado modelos equipados con tecnologías que permitirán un mejor desempeño del jugador. Además, suelen tener diseños llamativos y modernos, que se adecúan a diferentes estilos deportivos.

Todo esto supone un coste y una inversión de las grandes empresas, lo que las lleva a crear una estrategia de marketing, que les ayude a aumentar las ventas para garantizar que las cifras vayan en ascenso.

¿Cómo lo logran? Patrocinando a los mejores jugadores, a esos que destacan en cada liga y que en su selección tienden a figurar. Atletas de alto nivel, al puro estilo del argentino Lionel Messi, del portugués Cristiano Ronaldo o el brasileño Neymar, entre muchos otros que pasan a ser un referente para los hinchas.

El mejor escenario para mostrar las mejores botas de fútbol es en el campo, en ese césped donde los jugadores hacen su magia, materializada en pases y goles. La mayor competición a nivel mundial de este deporte es el mundial de fútbol, competición donde se enfrentan las mejores selecciones de todo el mundo para disputar el título de campeón.

 

El mundial y las botas

La competitividad por calzar a los mejores es una estrategia de marketing y publicidad. Patrocinar al jugador representa una elevada suma de dinero, pero este coste suele verse recompensado a la compañía en las ventas del producto.

Ya no solo se trata de que el jugador use un modelo de botas, la cuestión consiste en que la casa fabricante crea una versión pensada en el jugador, de modo que termina llevando incluso su nombre, por lo que las marcas pagan sumas millonarias a los futbolistas.

 

 

Para el mundial de fútbol de Brasil 2014 había grandes expectativas. Desde un mes antes de que iniciara el evento, ya se conocía qué botas llevaría el argentino Lionel Messi. El capitán de la albiceleste mantenía un contrato con la marca alemana Adidas, de modo que la pregunta era: ¿qué ofrecerá ahora Adidas para uno de los mejores jugadores del mundo?

La apuesta de la marca alemana fue unas botas diseñadas a medida, con altos estándares de calidad y tecnología. Hoy son un referente y popularmente conocidas. Así fue como las Adizero F50 Messi Battle llegaron a la palestra. El modelo posee los colores de Argentina y las tres rayas alusivas a Adidas que forman la letra “M” de Messi.

Además de Messi, otro de los jugadores que trasciende entre fanáticos y en  la prensa es el portugués Cristiano Ronaldo. Este fue calzado por Nike y, para el mundial, la marca norteamericana rediseñó el Mercurial Vapor a Mercurial Vapor IX White Reflective. Siendo este un acierto que facturó y sigue facturando millones a esta casa deportiva.

 

La evolución del mercado

Que las grandes marcas deportivas gasten enormes sumas de dinero para calzar y vestir a jugadores reconocidos del fútbol mundial es algo relativamente nuevo. Hace algunas décadas y mundiales atrás esto no ocurría.

Incluso, hay una anécdota del mundial de 1966 que podría ejemplificar el hecho. Para esta fecha, el capitán argentino Antonio Rattin estaba patrocinado por Adidas, quien pagó al jugador 600 dólares, de modo que luciría un modelo del fabricante alemán. Sin embargo, el capitán tenía el pie mucho más grande que la media convencional. Era de número 44, talla que una vez estando en Inglaterra, Adidas no pudo conseguir para él. Por ello, se vieron en la obligación de hacer uso de las botas que Rattin utilizaba en la liga argentina, solo que agregaron las tres tiras que identifican a la empresa alemana.

Así como esta, son muchas las historias. Haciendo un repaso rápido, para el mundial de Francia 98, en el partido final, en donde se disputaron la copa dos de los grandes, Brasil y Francia, uno de los referentes fue el brasileño Ronaldo. Cuando el equipo sudamericano perdió, una de las fotos que dio la vuelta al mundo fue la de Ronaldo Nazario con sus botas colgadas como bufanda en el cuello, dejándose ver la marca de Nike, lo que significó un gran paso en el marketing mundial.

 

 

Los tiempos cambian, las botas también

Así como el balón y el fútbol han cambiado, las botas también lo han hecho. En los primeros encuentros de fútbol, los jugadores debían patear un balón duro. Por ello, las botas estaban adaptadas y la forma de proteger el pie era con diseños rústicos fabricados en cuero.

El nacimiento de las botas no fue pensado para un mundial. De hecho, hay registros que apuntan a que Enrique VII mandó a hacerse unas zapatillas deportivas para jugar fútbol, fabricadas por el artesano Cornelius Johnson en el año 1525. Aunque se desconoce cómo eran, se tiene certeza de que estaban fabricadas en piel.

 

El nacimiento de las grandes marcas

En 1905, Gola introdujo al mercado las primeras botas. Otras marcas como Valsport,  Hummel y Gebruder Dassler Schuhfabrik se unieron más tarde para revolucionar los diseños.

Dos de las grandes marcas de hoy en día, Puma y Adidas, solían ser una sola y pertenecer a los hermanos Rudolf y Adolf Dassler, dueños de La Gebruder Dassler Schuhfabrik, que para la segunda guerra mundial pasaron a confeccionar calzado militar. Tras algunas peleas, se separaron y se convirtieron en lo que hoy conocemos como Adidas y Puma.

Estas dos empresas fueron las primeras en equipar el calzado con tacos de plástico y goma, agregando material sintético para botas más livianas y cómodas. Al brindar ambas calidad, comenzó la guerra en el campo de la publicidad. Adidas dio un golpe al calzar a la selección alemana en el mundial del 54, pero Puma contraatacó patrocinando a Pelé para el 62. Ya para el siguiente mundial, Adidas tomó la delantera siendo el proveedor oficial del 75% de los futbolistas en esa copa.

Para las décadas de los 70 y 80, ambas marcas deportivas buscaban patrocinar a grandes estrellas, pero no ofrecieron adelantos en relación a tecnología, hasta que en los 90 Adidas revolucionó el mercado con las “Adidas Predator”. Con este modelo, la marca germana rebasó las ventas y se situó por encima de sus competidoras directas.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...