Si una lesión quieres evitar, las botas correctas deberás usar

Última actualización: 15.11.19

 

Es posible que para juegos de fútbol en la calle de tu vecindario, hayas visto a algún amigo sin la camiseta adecuada o quizás hasta con pantaloncillos incorrectos, pero a la hora del calzado se debe utilizar el que corresponde. De lo contrario, es posible que se deteriore en menos tiempo, porque las suelas convencionales no están confeccionadas para soportar la intensidad de los encuentros deportivos y su desgaste es mayor.

Lo recomendado a la hora de jugar o entrenar es usar las zapatillas que correspondan en relación a número, tipo y modelo en general, aprovechando las tecnologías que cada casa fabricante aporta, para tener un mejor rendimiento en la cancha. A su vez, de esta forma podrás prevenir lesiones y no tendrás que estar en el banquillo mientras otros se divierten en la cancha.

Los expertos alertan que utilizar unas botas de fútbol inadecuadas puede terminar causando una lesión. Aunque cada cuerpo reacciona de forma distinta, en los jugadores es común observar lesiones en las rodillas, meniscos, roturas de ligamento cruzado, entre otras.

Además, también se presentan las lesiones en los pies y los esguinces en el tobillo, producto de la inestabilidad. Las botas de fútbol no son un calzado regular, tienen tacos y estos ejercen presión sobre zonas específicas.

Por ello, unas botas incorrectas  y con bajo nivel de amortiguación podrían provocar algunos inconvenientes físicos como hiperqueratosis, riesgos de esguinces y algunas fracturas. Esto según explica el podólogo Javier Alfaro Santafé, especialista adscrito de la Selección Española Absoluta de Fútbol.

 

Las botas adecuadas

Muchas personas seleccionan un modelo solo por como luce, pero esta elección debe ir más allá. De acuerdo al césped en el que juegues, varían las zapatillas. No es lo mismo un césped natural que uno artificial, así como tampoco lo es el parqué. Seleccionar unas botas inadecuadas pueden no solo lesionar, sino que también lleva a un desgaste más rápido y terminar siendo una mala inversión.

En este sentido, el experto en podología recuerda que para el césped artificial, hay que utilizar zapatillas de tipo moqueta y sin tacos. Estos modelos están equipados con pequeños dibujos de tracción, que permiten un mejor agarre, al tiempo que evitan lesiones de impacto.

 

 

En el caso de césped de gama media, son recomendadas las botas multitacos, pero si se trata de un campo artificial de última generación, lo correcto será utilizar botas que dispongan de una menor cantidad de tacos, pero de mayor tamaño.

A la hora de hacer la selección puedes corroborar esta cualidad. Cada marca suele agregar un indicativo para reconocerlo en alguna parte de la estructura del calzado. La gran mayoría agrega las siglas “AG”, lo que significa que son zapatillas aptas para campos artificiales.

 

Terrenos con césped natural

En el caso de terrenos de juego con césped natural cambia la dinámica, pues es importante cerciorarse de la calidad del campo. Para los que poseen un mantenimiento esporádico, es necesario que el calzado sea multitaco, así se compensa la falta de amortiguación natural del terreno.

Si por el contrario se trata de un campo natural con mantenimiento periódico, los expertos afirman que las opciones con tacos de aluminio o mixtos son las adecuadas. Además de los tacos, es importante considerar la horma de la bota en función al pie. Una adecuada selección reduce el riesgo de fractura del quinto metatarsiano. Por ello, es recomendado el uso de plantillas a medidas y hormas personalizadas, para mayor apoyo del pie.

Asimismo, la suela no debe dejarse a la deriva. Para que sea apta, lo indicado por los especialistas es que cuente con capacidad de flexión hacia los bordes o punta del pie, pero no en el centro de la zapatilla.

 

Unas botas pueden mejorar el rendimiento

Según explica el doctor Alfaro, el rendimiento deportivo es una frase que se usa para la alta competición y la salud debe ir por encima del rendimiento. De modo que elegir unas botas adecuadas puede ayudar a tener una mejor estabilidad. Y aquí puedes encontrar varias opciones de compra.

Además, seleccionar un modelo con muchos tacos puede proporcionar una mejor repartición del peso y disminución de lesiones. Con respecto a la forma de los tacos, esta elección varía por la posición del futbolista. Para los giros, la recomendación apunta al tipo redondeado, mientras que para rapidez y agarre, la opción está entre triangulares y media luna.

 

 

Por otro lado, también debes considerar los materiales de las zapatillas, sabiendo que hay sintéticos, naturales y mixtos. Cada uno tiene sus ventajas. La piel natural permite una adecuada transpiración y se amolda al pie, pero hay algunas versiones sintéticas que también proveen estas cualidades.

Aunque parezca increíble, a veces de acuerdo al tipo de campo, la respuesta del material de la zapatilla varía. Por ello, los podólogos precisan que lo mejor es optar por modelos que tengan un adecuado nivel de transpiración entre medio y alto.

Existe una disyuntiva sobre si es apropiado o no llevar un número por encima. De acuerdo a la apreciación de los especialistas, un número adicional podría parecer más cómodo, pero en el fondo generaría inestabilidad y ampollas, mientras que uno más pequeño puede implicar incluso la aparición de hematomas.

 

¿Y los cordones?

Lo recomendado es que los jugadores eviten la presión que pueda provocar molestias, pero las botas tienen que estar sujetas para que el pie no se mueva.

Asimismo, los modelos que incluyen una especie de calcetín suelen ser aptos, porque mejoran la sujeción del tobillo. En palabras del podólogo, hay una mejor sensación propioceptiva de sujeción del pie, lo que aumenta la protección ante lesiones.

 

¿Se deben cambiar las botas con regularidad?

Según explican los expertos en podología, esto dependerá de la intensidad de uso y el nivel deportivo del jugador. En el caso de los profesionales, pueden gastar varios pares de zapatillas en una misma temporada. En el caso de los aficionados que juegan con menor regularidad, no está mal que usen las mismas durante toda la temporada. Sin embargo, en el caso de los niños, esto varía a razón del tamaño del pie, siendo necesario cambiar las botas cuando queden pequeñas, sin importar si fueron adquiridas un mes antes.

Para este punto, es preciso que los jugadores hagan una revisión periódica de los tacos y las suelas, ya que esto puede indicar que se requiere una renovación. Además, se alerta que las zapatillas de fútbol deben utilizarse para el juego y no para andar, puesto que puede conllevar a lesiones innecesarias.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...