El futuro toca las puertas del fútbol con un balón de tecnología inteligente

Última actualización: 17.09.19

 

La tecnología está ganando cada vez más terreno en el mundo deportivo y en el fútbol. Esta ha servido para fabricar accesorios como zapatillas, camisetas, así como aplicaciones para móviles, exclusivas para el mundo del deporte rey. Por tanto, el aprovechamiento de estos recursos tecnológicos representa un avance para mejorar la calidad de los juegos.

Por un lado, tanto camisetas como zapatillas son elaboradas con altos estándares de calidad y cuentan con la incorporación de materiales modificados a través de ingeniería textil y deportiva para obtener un mayor rendimiento del jugador en la cancha.

Asimismo, hemos visto como las federaciones e incluso el organismo mundial del fútbol, la FIFA, ha aceptado el uso de tecnología para dar un mejor arbitraje. Una prueba de ello pudo verse en el reciente Mundial de Fútbol celebrado en Rusia durante el 2018, evento que le dio la bienvenida oficial al uso del árbitro Asistente de Vídeo, también conocido como VAR, por sus siglas en inglés Video Assistant Referee. Este recurso funciona como una especie de árbitro virtual que graba todas las áreas de una jugada, permitiendo a los jueces verificar aquellas jugadas que podrían resultar difíciles de evaluar.

Esta tecnología está integrada por 33 cámaras de vídeo: ocho de ellas graban a velocidad lenta y cuatro superlenta. Además, hay otras dos cámaras que sirven para controlar los fuera de juegos y otras distribuídas en las arquerías. De modo que la gran parte del campo está monitorizada, para hacer el juego más justo y controlado, ya que los árbitros pueden equivocarse.

 

Tecnología en el balón

Adicionalmente, los balones también registran mejoras tecnológicas. Las principales marcas deportivas se encargan de presentar temporada tras temporada modelos con mayores beneficios para los jugadores en el campo.

Es así como Adidas, Puma, Nike, entre muchas otras marcas deportivas, incorporan al mercado alternativas de balones de fútbol de alta gama, con propiedades tecnológicas que suelen ser valoradas positivamente por el gremio futbolístico. Por ello, muchos modelos han llegado a convertirse en los balones oficiales de importantes competencias en el deporte rey.  

 

 

Cuando se creía que ya todo estaba hecho y que no se podría hacer nada más para mejorar el desarrollo del fútbol, aparece en escena una de las invenciones más ambiciosas. Se trata de un balón inteligente que parece sacado del futuro, pues es capaz de hincharse por sí solo y no con aire. Sin embargo, sus ventajas van mucho más allá.

 

El ADN del balón del futuro

Hay que dejar claro que este super invento aún es solo un prototipo, pero representa el futuro cercano, por lo que se espera que sea una revolución en las reglas y en la forma de jugar al fútbol.

Este balón es desarrollado por la empresa Agent y lleva el nombre de Ctrus. La estructura y fabricación de este diseño difieren por completo de un balón de fútbol convencional. En primer lugar, la pelota no está elaborada en cuero y tampoco incluye hilos. Por el contrario, este modelo estaría integrado por una gran cantidad de sensores que servirían para mejorar las condiciones de juego, ayudando a los árbitros.

Por ello, sería algo así como la tecnología del VAR, pero en un balón. Los creadores pretenden que a través de los sensores de la pelota se pueda conocer de manera exacta si el balón salió del terreno de juego, si hubo un fuera de juego o si pasó la línea de gol. Además, el prototipo busca generar la posibilidad de emitir otros datos como la fuerza y la velocidad con la que es golpeada la pelota.

A lo largo de la historia del fútbol, se han presentado cantidad de eventos que aún después de años continúan generando dudas entre los aficionados, jugadores e incluso entre los mismos árbitros. De hecho, hubo muchas jugadas que terminaron siendo controvertidas, por decisiones arbitrales que quizás no fueron las correctas.

Todo esto se acabaría con la incorporación del balón Ctrus a los campos de juego a nivel mundial. El balón posee también un sistema de GPS integrado, así como un chip de tecnología RFID, que haría que se encienda el balón cuando sale de los límites del terreno del campo de fútbol.

 

 

Según comentaron algunos de sus creadores, este balón está fabricado con una estructura de áreas elásticas con hexágonos pequeños que simularían a un panal de abejas. A pesar de que el modelo rompe con los diseños tradicionales, la intención es que, al golpearlo, el futbolista tenga una sensación semejante a la de un balón tradicional, con la intención de que el cambio no sea drástico y el periodo de adaptación sea rápido.

Las tecnologías incorporadas en el balón, como el sistema de GPS, pretenden añadir un extra al juego para hacerlo más justo, ya que se tendría un monitoreo de la ubicación exacta del implemento deportivo. Para su funcionamiento, requerirá de una batería interna y un software de estabilización de imagen.

Además, la empresa que adelanta el proyecto explicó que este balón llevará en su interior una cámara pequeña, que servirá para grabar las jugadas y el partido desde el interior, por lo que existirá una vista ampliada y versátil de las acciones que se hacen en la cancha.

Por otro lado, la idea es que los datos y las imágenes obtenidas sean enviadas a través de un proceso de trasmisión con la señal de vídeo a un centro de control, a fin de obtener la información de manera rápida y tomar las decisiones para continuar el juego.

El proyecto es una apuesta ambiciosa que sin lugar a dudas cambiaría el proceso de arbitraje del deporte rey como lo conocemos, pues la valoración de las jugadas contará con más evidencias para fundamentarse. Aunque Ctrus es por ahora solo un prototipo, ofrece muchas ventajas. No obstante, todos los atributos que incorpora suponen un coste elevado, por lo que inicialmente no estaría al alcance de todos, a diferencia del balón de fútbol convencional.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...