Boxeo sin contacto, una modalidad para los altos ejecutivos

Última actualización: 17.09.19

 

El boxeo es una actividad deportiva que ha cobrado fuerza alrededor del mundo, pasando de ser una disciplina que solía estar relacionada con las apuestas y violencia, a una tendencia que sirve para mejorar la condición física.

Por todo ello, esta disciplina de combate se ha convertido en una modalidad de entrenamiento de los altos ejecutivos en Inglaterra, quienes practican algo así como un boxeo sin Knockout, sangre, veredictos o apuestas, conservando solo la parte práctica del deporte, que supone descarga de adrenalina y las técnicas para mantener el cuerpo en forma. La modalidad es también llamada boxeo de cuello blanco.

Su nombre en inglés es White collar boxing y se ha vuelto una tendencia entre los hombres ejecutivos porque, a pesar de ser un deporte de combate, no requiere el contacto pesado y violento que caracteriza a la disciplina. Por el contrario, el boxeo de cuello blanco es definido como una ruta de escape para hacerle frente a los problemas, salir de la cotidianidad y mantenerse en una buena forma física. De allí que muchos importantes empresarios del mundo de los negocios se estén uniendo a esta actividad física.

Las sesiones de entrenamiento duran un tiempo aproximado de una hora. Durante estos 60 minutos de actividad física, los hombres que comúnmente se dedican a los negocios dejan de lado las corbatas, los cálculos, los maletines y los trajes, para cambiarlos por un par de zapatillas de boxeo, pantaloncillos y guantes para subir al cuadrilátero.

Según la impresión de Fernando Fuster Fabra, uno de los socios del bufete de abogados Fuster Fabra, al subir al cuadrilátero la desconexión es absoluta. A pesar de que se tengan muchos problemas, situaciones en mente, firma de contratos, estrategias de negocios y más, cuando se está sobre el ring todo eso queda a un lado, porque es necesario meterse de lleno en la actividad para hacerlo bien.

Este es uno de los beneficios del boxeo de cuello blanco, además de brindar importantes cambios físicos y mejoras en la tonificación de los músculos, pues con el boxeo se obtiene también una ganancia a nivel profesional.

En este sentido, Juan Luis Cerón, un importante directivo de la banca privada, aseguró que ha tomado esta actividad como medio de entrenamiento y para salir de la rutina. En su caso, inició en equipo que ahora está integrado por ocho personas, pero en principio eran solo dos.

Según su experiencia, gracias al boxeo ahora poseen mayor capacidad de atención y una mejor respuesta frente a situaciones de estrés, por lo que cuentan con mayor confianza para enfrentar los retos y problemas que se presentan en el trabajo.

 

 

El éxito de esta modalidad se debe a que no están en sus escritorios mandando o pensando, sino que, por el contrario, se mueven en un cuadrilátero en igualdad de condiciones contra su oponente. Es esto lo que hace que se haya convertido en una modalidad atractiva para muchos hombres. De hecho, según las estimaciones, tanto Reino Unido como Estados Unidos son dos de las naciones con mayor número de practicantes y la cifra va en constante ascenso.

Esto ha ocurrido luego de que el boxeo dejara de ser visto como una modalidad deportiva relacionada solo con gimnasios de barrios marginales y personas de bajos recursos, y se ha convertido en una modalidad deportiva admitida para todos los estratos y que supera las clases sociales.

 

Así empezó

Según parece, fue a un grupo de funcionarios del Wall Street a quienes se les debe el reconocimiento de la modalidad “boxeo de cuello blanco”. Para la década de los 80, este grupo de empresarios comenzó a entrenar boxeo y hacían contiendas entre ellos.

Según José Luis Serrano, uno de los fundadores del club español Fightland, el boxeo de cuello blanco es una disciplina similar al boxeo regular, pero con reglas específicas. De acuerdo con Serrano, se preparan entre seis y doce combates parejos de tres asaltos, de dos minutos de duración cada uno, en los que más allá de buscar hacer un KO, el interés es demostrar la técnica, siendo visto como un deporte de caballeros.

De acuerdo con Serrano, muchos implementos son distintos al del boxeo tradicional, porque en este caso la protección es mayor. Incluso el material utilizado es diferente al de una pelea tradicional. En el caso de los guantes de boxeo, son de 18 onzas y los combatientes poseen un casco para proteger la zona craneal y el rostro.

 

Combates sin fines de lucro

Además, los combates no tienen un fin de apuestas o lucro, sino que tienden a ser realizados como parte de una acción benéfica. Según explicó Serrano, no son profesionales del boxeo, por lo que no buscan lucrarse con los combates. Por el contrario, las tarifas de preparación para las luchas entre empresas son donadas a una causa caritativa. Aseveró que, aunque no hay un coste por entrada, quienes asisten tienden a hacer un donativo.

Recordó Serrano que uno de los combates organizados por Fightland logró recaudar más de 4.000 euros, que fueron destinados a actos benéficos de la Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica.

Justo en esta contienda participó Fuster-Fabra y quedó fascinado con la experiencia de subirse al ring. A su juicio, se trató de una experiencia inolvidable e intensa, pues precisó que aunque ha practicado muchos deportes a lo largo de su vida, ninguno se compara con la adrenalina y la emoción que sintió sobre el cuadrilátero.

 

 

Poca experiencia

A diferencia de los profesionales del boxeo, los practicantes de boxeo de collar blanco no cuentan con nociones previas, solo hay una preparación de unas ocho semanas previas al combate.

Aclaró Serrano que para el entrenamiento se hacen dos equipos, cada uno con un entrenador y se hacen dos sesiones semanales de una hora, en las que se practica la técnica y disciplina. En este sentido, Serrano, quien además de entrenador, también es juez, exboxeador campeón de España y ahora dueño de un gimnasio, en el que se incluyó el White Collar Boxing tras su éxito en Londres, aseguró igualmente que la seguridad está garantizada.

Explicó asimismo que en Inglaterra la modalidad mueve millones de libras desde que se cambió la mentalidad sobre el deporte, acción que buscan también que se genere en España, donde ya está diseminada alrededor de varios centros en toda la península.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...