Nairoby, una opción ecológica para la nieve

Última actualización: 20.07.19

 

Para practicar snowboard, no hace falta únicamente tener habilidades, sino que es necesario contar con el equipo. Por más que se tenga la intención, si no existe una tabla, simplemente no hay práctica de snowboard.

El creciente interés de la población, sobre todo de los jóvenes, por esta actividad deportiva de invierno ha hecho que el mercado de equipos sea cada vez más grande y competitivo. Cada temporada, las grandes marcas ofrecen modelos con innovaciones funcionales e interesantes, para que la experiencia de deslizamiento en las montañas nevadas sea cada vez mejor. Asimismo, hay tablas para distintos fines y propósitos.

La selección de una suele variar de acuerdo al usuario y a las prestaciones que esté buscando con la tabla. Además, los grandes fabricantes compiten por seguir posicionándose como líderes en las preferencias de la comunidad de usuarios.

A las grandes firmas, se han unido nuevos proyectos de compañías con menor presencia en el mercado, que buscan escalar posiciones y destacar con productos de calidad, ofreciendo alternativas vanguardistas, ecológicas e incluso personalizadas.

Una de estas compañías tuvo su origen en el país latinoamericano de Argentina, una nación donde el snowboard es cada día más popular, quizás no igual que el fútbol, pero al contar con el clima, las montañas y las pistas, son muchos quienes se han unido a la actividad deportiva, por lo que la oferta de productos y equipos avanza al mismo paso.

En este aspecto, la marca Nairoby busca calar dentro de las preferencias de los usuarios y al mismo tiempo ser verdes en su producción, para que la huella de contaminación que dejan sea menos dañina. Por ello, han creado una nueva tecnología para la fabricación de los mejores snowboards, que destacan por ser personalizadas y reciclables al 100%.

 

El reciclaje

Las tablas son equipos costosos, siendo una realidad a la que se enfrentan muchas de las personas que desean practicar el deporte. Por ello, muchos recurren a alquilar. Sin embargo, ahora Nairoby ofrece la posibilidad de una fabricación más ecológica y ahorrativa. Según se sabe, es posible que la fabricación a partir de tablas recicladas a demanda del usuario, con especificaciones personalizadas, represente un ahorro significativo.

En este sentido, Sebastián Rosenfeld, uno de los socios de la compañía, detalló que la intención es cuidar el medio ambiente, a través del reciclaje y la reducción de los efectos contaminantes que genera la basura. De acuerdo con lo que explicó, se pueden renovar las tablas o incluso cambiar su forma e imagen utilizando el modelo anterior. Este prototipo previo es reprocesado y transformado con un ahorro, porque se disminuyen los costos de producción. Este sistema podría ser un plan beneficioso para negocios de alquiler e incluso para particulares.

 

 

Según lo expuesto por Rosenfeld, la idea surgió en el año 2011 como parte del trabajo de tesis de otro de los socios de la empresa, Matías Lanfranconi, quien se especializaba en nanotecnología, a través de la carrera de ingeniería en Materiales de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Este joven es un apasionado por los deportes de invierno y las tablas para practicar modalidades como snowboard y sandboard. Al poco tiempo, Matías se asoció con Sebastián, quien además de también ser amante de los deportes extremos, conocía el mundo del marketing online.

La originalidad, creatividad y desarrollo de tecnología les permitió la habilidad para reciclar las tablas, además de que entendieron que con este proceso tendrían un negocio integral, en el que se unen el respeto por el medio ambiente y una posibilidad de ganancias basada en sustentabilidad, personalización e innovación en materia deportiva, específicamente en las modalidades por las que ambos se sienten atraídos.

De este modo, Sebastián agregó que crearon un modelo de economía circular en el que los usuarios de Nairoby tienen la posibilidad de descargar de la Nube el equipo deportivo que desean. Luego, pueden personalizarlo de acuerdo a sus gustos y requerimientos. Después, este componente puede convertirse en materia prima para la elaboración de un nuevo equipo.

Para el proceso de renovación hay diversas posibilidades. Según indicaron los socios, el usuario puede devolver la tabla, conseguir un crédito para un nuevo equipo (que puede ser incluso para un deporte diferente como el surf) y reutilizar el material base para transformarlo en un nuevo producto.

 

Los comienzos

La historia de Sebastián y Matías es interesante y cargada de significado. Relataron ambos creadores de la marca, que su pasión por los deportes y por las tablas en particular, nació en el Mar del Plata. Allí, ambos jóvenes se iniciaron el mundo de las tablas practicando sandboard, surf y luego incursionaron en el snowboard.

Por un lado, Matías comenzó en este deporte a los 12 años y su fascinación lo llevó a crear sus tablas de forma artesanal, con el fin de deslizarse en la arena. Años más tarde, en Bariloche, conoció la nieve y las posibilidades que daba para el deslizamiento, por lo que no pudo ocultar su pasión y quedó encantado por el snowboard.

 

 

Mientras tanto, la historia de Sebastián es similar, pues comenzó su incursión en los deportes extremos con el surf y el windsurf en Mar de Plata. Luego, para unas vacaciones lo llevaron a la nieve y allí conoció el snowboard, que era como surfear, pero en la nieve, algo que le encantó.

La tecnología para la renovación y reciclaje de las tablas puede lograrse gracias a un compuesto termoplástico, que ha sido reforzado con la finalidad de que se puedan manipular sus características en relación a flexibilidad y deslizamiento. Este termoplástico puede ser reciclado y reutilizado para la elaboración de las placas que permiten crear una nueva tabla.

En el proceso de restauración, las tablas se limpian cuidadosamente, se retiran los insertos de metal y posteriormente la estructura es molida. Este polvo que resulta es lo que se utilizará como materia prima para una nueva creación personalizada y amigable con el medio ambiente, porque se trata de reciclaje, no de un proceso multi laminado y costoso como el tradicional.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...