Conoce las implicaciones de hacer cardio antes de entrenar

Última actualización: 26.06.19

 

Hacer ejercicio es una buena forma de pasar el tiempo, conseguir una figura atlética, tonificar los músculos y en general, lograr una vida más saludable. Por donde se vea, el ejercicio es una actividad complementaria para llevar un estilo de vida fitness. De modo que practicarlo regularmente, ayuda a mejorar la condición general del cuerpo.

Para muchos, la forma correcta de entrenar es con levantamiento de pesas o trabajo de cargas, mientras otros prefieren dedicarse al cardio. Sin embargo, según la gran mayoría de entrenadores y expertos, una rutina integral y adecuada es aquella que combina ambas modalidades.

De modo que a la hora de establecer un programa de entrenamiento, lo correcto es incluir una dinámica multiarticular, diseñada con actividad cardiovascular para quemar grasa y con levantamiento de peso para tonificar y de esta forma lograr mejores resultados.

Los gimnasios son los centros de entrenamiento por excelencia donde las personas van a conseguir una mejor figura y a desarrollar sus técnicas físicas, para conseguir los resultados anhelados. En ciertas temporadas del año hay mayor cantidad de personas en el área de las actividades de cardio (bicicleta, cinta, elíptica).

Algunos toman estas actividades como un sistema de pre entrenamiento, mientras que otras personas prefieren hacer el levantamiento de pesas integral o de máquinas y luego hacer una rutina de cardio. Sin embargo, ¿cuál de las dos modalidades es mejor?

Puede que muchas personas se pregunten si es correcto concluir la rutina de ejercicios sobre una elíptica. Hay muchas preguntas sobre esta forma de entrenamiento, pues algunos piensan que concluir con ejercicios cardiovasculares es una forma de quemar grasa, mientras otros opinan que no debe hacerse porque es un error.

La realidad, de acuerdo a la impresión de expertos en el mundo del deporte y del entrenamiento personal, es que hacer ejercicios anaeróbicos o con carga y luego aeróbicos o cardiovasculares es una forma idónea para llevar el entrenamiento diario.

Tanto el ejercicio aeróbico como el anaeróbico son adecuados para mejorar la musculatura del cuerpo y ayudan a quemar grasa de forma oportuna. Sin embargo, puede que la forma en que se realicen sí incida sobre los resultados y no se aplique la típica regla de: “el orden de los factores no altera el producto”. En el entrenamiento muscular, puede que sí lo altere.

Todo dependerá en gran medida de lo que esté buscando la persona. Si por ejemplo, la idea es ganar masa muscular y perder grasa es correcto combinar ambas modalidades. De hecho, es esto lo recomendado.

 

 

Ejercicio anaeróbico

En el caso del ejercicio anaeróbico, es aquel que se hace con fuerza o entrenamiento con cargas y pesas. Se trata de esos ejercicios con máquinas e implementos, que buscan hacer crecer los músculos y lograr un aspecto más atlético. Para ello, el cuerpo toma las reservas de glucógeno (fuente de energía) y adquiere la fuerza para hacer las rutinas con series de alta carga.

Para quienes desean ganar masa muscular, es necesario contar con energía, ya que esta es la clave a la hora de entrenar con peso y obtener resultados apropiados. En este caso, lo recomendado es hacer actividades cardiovasculares tras el entrenamiento, porque el cuerpo no estaría agotado y es posible tener un buen rendimiento en el levantamiento de pesas.

 

Ejercicio aeróbico

Por otro lado, los ejercicios aeróbicos son aquellos que suponen una intensidad entre media y baja. Estos se hacen sobre una bicicleta, elíptica, cinta, al correr en el pavimento, entre muchas otras modalidades. Para este tipo de rutina, el cuerpo emplea las reservas de grasa y favorece el gasto de calorías.

En esta modalidad, la intensidad tiene mucha importancia. Si se supera el umbral anaeróbico, es decir cuando se eleva la frecuencia cardiaca sobre el 80%, la fuente de energía no es la grasa sino el glucógeno y se estaría perdiendo el objetivo central del entrenamiento.

Por ello, para quienes desean mezclar ambos tipos de entrenamiento, lo recomendado es que se haga el trabajo cardiovascular después de la rutina con pesas o cargas. Esto se debe a que al comenzar la rutina, el cuerpo está lleno de energía y esta debe utilizarse para los ejercicios anaeróbicos, con el fin de lograr un mayor levantamiento de cargas, con pesos elevados que desarrollarán el músculo.

Para este tipo de entrenamiento, se necesita de energía rápida que está dada por el glucógeno, por lo tanto no se quema grasa. Si lo que se desea es quemar, puede hacerse tras la rutina de entrenamiento con cargas a una velocidad moderada. De acuerdo a la conclusión de muchos entrenadores esta es la forma de conseguir un cuerpo esbelto, tonificado y libre de grasa.

 

 

Gasto de glucógeno

Puede que muchos se pregunten si al hacer ejercicio cardiovascular antes del entrenamiento con cargas sirve para quemar grasa. La respuesta es que sí, pero al mismo tiempo, haciéndolo de este modo también se consumen las reservas de glucógeno, que luego serán necesarias en el levantamiento de pesas.

Esto puede llevar a que los ejercicios anaeróbicos no sean correctos y los resultados tendrán un enfoque diferente. Asimismo, es posible que se aumenten los riesgos de lesiones producto del agotamiento.

Por otro lado, hay quienes consideran que si no se realiza cardio luego de la actividad anaeróbica, se puede sufrir catabolismo muscular. Según los entrenadores, el cardio previo lleva al cuerpo a buscar energía mediante las cadenas de aminoácidos, que son las que integran las proteínas del músculo.

De modo que si lo que se busca es conseguir un cuerpo con una buena musculatura y bajos índices de grasa, lo recomendado es hacer cardio al final del entrenamiento regular. Además, se debe recordar que cuando se haga, no se debe sobrepasar el umbral anaeróbico, a modo de no afectar la musculatura.

Por el contrario, si se busca perder peso y perder masa muscular no representa un inconveniente dentro de los objetivos, entonces es posible hacer cardio previo al entrenamiento, pero el ejercicio será de baja calidad.

Es importante tener claro que hacer cinco o diez minutos de calentamiento de cardio previo a la rutina de salón, no representa un entrenamiento aeróbico sino un acondicionamiento, de modo que el ejercicio de pesas no se verá afectado.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...