Javi y Sergio: dos emprendedores del skate con conciencia social

Última actualización: 22.11.19

 

El skate es un deporte urbano que desde sus inicios ha estado en constante cambio y transformación. Muchos eventos y sucesos han tenido que ocurrir para que la disciplina esté hoy presente en todo el mundo. Atributos como velocidad, libertad y habilidad para los trucos son parte de los atractivos que han hecho del skate una actividad popular.

En el ámbito del emprendimiento deportivo, un par de jóvenes skaters, llamados Sergio y Javi, han fundado la compañía Cream Prime, una empresa con poco tiempo en el mercado que busca marcar un hito en el mundo del skate, al desarrollar una base de lija antideslizante no abrasiva, que protege las zapatillas y que es conocida como “Creamgrip”.

Estos jóvenes son unos idealistas del skate y señalan que lo han practicado desde que tienen memoria. Para ellos, el skate es más que un simple deporte, pues se trata de una forma sana de vida.

De acuerdo con la impresión de Sergio, practicar con un skateboard es sinónimo de libertad, porque sobre la tabla puede hacer lo que disfruta, dejando a un lado el resto. Mientras que para Javi, patinar es fluir y dejar las preocupaciones en otro lugar, por lo que lo considera un deporte sano.

A pesar de que puede ser una actividad saludable, es posible que el skate todavía, después de años, siga siendo estereotipado por muchos como una disciplina deportiva relacionada con jóvenes de mal comportamiento. Esto ha hecho que se creen prejuicios en torno al deporte, pero para comprenderlo y disfrutarlo es necesario contar con una mente abierta y entender que se trata de diversión.

Según explica Javi, comúnmente pueden ser mal vistos, pero los patinadores están lejos de ser chicos que salen a la calle a destrozar los espacios públicos y mobiliarios. Por el contrario, patinar es una forma que tienen para no caer en vicios como el alcohol, ya que con la patineta hay un desarrollo integral y social de las aptitudes.

Estos jóvenes no superan los 25 años, pero a su corta edad están claros en sus metas, sueños y objetivos. En el caso de Sergio, este comentó que hay ciertos estándares o preceptos en la sociedad de los que no muchos pueden escapar y, aunque sean positivos, no todas las personas tienen el mismo plan de vida.

 

 

Por ejemplo, mencionó que lo normal es ir al instituto, posteriormente ingresar a la universidad, hacer especializaciones, buscar una novia, luego casarse, tener hijos, trabajar, jubilarse y ya. Para él, esta no es una vida atractiva y afirmó que quiere vivir la suya.

Esta convicción e inspiración que nació a través del skate ha llevado a Sergio y Javi a vivir de forma libre y sustentable, gracias a que no han tenido miedo y decidieron hacer frente a sus sueños con pasión para lograr su objetivo, que es vivir de su trabajo y no estar a la sombra de otros.

 

La zapatilla y la lija

Para los que practican skate es bien sabido que pasar horas y horas, día tras día sobre una tabla es una sensación inexplicablemente reconfortante, pero también arruina las zapatillas muy rápido. Sin importar la calidad, las zapatillas terminan desgastadas por la lija de la tabla. Esta lija es necesaria porque es lo que brinda la estabilidad y control de los movimientos, pero termina haciendo un desastre la suela de cualquier calzado. Por ello, los patinadores necesitan adquirir un nuevo par cada mes.

Esta problemática fue lo que llevó a Sergio y a Javi a crear esta innovación, pues querían ofrecer un producto que redujera la constante inversión en zapatillas, ya que no todos tienen los medios para adquirir un par nuevo cada mes.

Entonces, ambos jóvenes pensaron en crear una zapatilla a prueba de lijas. Sin embargo, al estudiar mejor la idea, se dieron cuenta que, aunque se tratara de un modelo de calidad y resistencia, sería difícil competir con las grandes compañías deportivas de calzado. Por ello, cambiaron la idea y se decantaron por crear un elemento antideslizante que no fuera abrasivo pero, además, crearon una iniciativa de impacto social.

 

Conciencia social

En vista de fuertes situaciones de conflicto y pobreza que enfrentan algunos países como Etiopía y Palestina, estos chicos quisieron ir más adelante con la propuesta. Siguiendo los pasos de organizaciones como Megabi Skate, que usa la disciplina deportiva para ayudar a niños necesitados en diversos países, Javi y Sergio apostaron por desarrollar un concepto similar: la idea fue establecer que por cada lija que vendieran, una sería donada a una ONG.

 

 

Estos emprendedores viajaron por varios países del mundo, llegando a lugares donde pensaron que el skate no estaba presente, pero para su sorpresa sí era una modalidad practicada, solo que los niños sobre las tablas no contaban con zapatillas.

Según contó Sergio, los pequeños se desplazaban y hacían trucos, pero muchos, en el mejor de los casos, sólo tenían sandalias de goma. Esto los llevó a pensar que si por su pasión al skate eran capaces de tener los pies maltratados, ellos ayudarían a que pudieran practicar sin que se rompieran los pies.

Esta propuesta social ya está andando, pero Javi y Sergio aún continúan buscando apoyo para que sea más global. Hasta la fecha, han vendido cerca de mil lijas, por lo que han entregado unas 200 unidades a la ONG.

Para tener mayor alcance, estos jóvenes emprendedores con conciencia social quieren desarrollar un crowdfunding para incorporar más productos a la compañía y que así más personas hagan donaciones.

Tanto Javi como Sergio quieren vivir de la rentabilidad de la compañía, pero también llevar a niños y niñas su invento para que puedan disfrutar del skate sin tener que lastimarse. Los jóvenes ven el skate como una herramienta de transformación social y tienen una filosofía y objetivos marcados. Además, aseguran que si sus productos llegaran a no cumplir con las exigencias de la comunidad de usuarios, entonces seguirán haciendo pruebas hasta conseguir diseños que se ajusten a las demandas del público.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...