Los pupitres bicicleta: una alternativa para la enseñanza selectiva

Última actualización: 14.11.19

 

La tendencia deportiva del ciclismo está llegando a lugares inimaginables. Ya no solo puedes pedalear para llegar al trabajo o hacerlo como actividad física en tu casa o en el   gimnasio, pues ahora este ejercicio también está presente en algunos colegios e institutos. Como parte de un proyecto innovador, algunos colegios en el mundo están cambiando su metodología docente, en la que los niños reciben clases de una manera inusual. Para ello utilizan un nuevo elemento llamado pupitre bicicleta.

Puede parecer algo extraño y hasta inconcebible, pero es así. De hecho, esta modalidad educativa ofrece múltiples ventajas en el proceso de enseñanza de los pequeños. Según lo dicta la ley, cada niño debe tener una instrucción de al menos cinco horas diarias en el aula. En este tiempo, deben adquirir conocimientos y aprender diferentes lecciones, siendo esto, en ocasiones, un proceso lento y aburrido.

La premisa de esta nueva metodología es que la educación no tiene porqué ser tan cerrada y pasiva. Hay estudios que demuestran que para aprender no es necesario hacerlo de una forma 100% estricta y disciplinada. Así que muchos institutos se están uniendo de forma progresiva a poner en práctica esta idea, por los buenos resultados que se obtienen en el proceso de aprendizaje.

Sin embargo, una educación más libre e interactiva es una iniciativa no desprovista de riesgos. Muchos alumnos tienden a dispersarse con facilidad y pierden la atención, por lo que una lección de 45 minutos puede ser tediosa. Cuando se trata de cinco sesiones de este tipo, aún más.

Por eso, esta iniciativa persigue motivar y obtener la atención de los más pequeños. Esto puede lograrse con cinco minutos de interacción y reposo. Incorporar las bicicletas estáticas a los pupitres es otra forma de iniciar el proceso de enseñanza con la activación del cerebro, para que se nutra con los conocimientos. Para algunos expertos, con este método de pedaleo durante cinco minutos previo a la actividad educativa hay menor tensión en la rutina escolar.

 

 

Déficit de atención

El déficit de atención e hiperactividad es de los trastornos más comunes y frecuentes en las aulas. Hay muchos niños que son dispersos e inquietos. Por ello, no logran concentrarse en las actividades que se formulan y en las lecciones que se enseñan.

Además, estos niños tienden a necesitar más atención por parte del profesorado, quienes deben responder a sus demandas y necesidades de manera profesional, para no alterar el proceso de formación académica del resto de la clase.

Para hacer frente a estos síndromes, cada maestro utiliza diferentes técnicas. Sin embargo, en algunos casos, estos mecanismos no son los más idóneos, porque se promueve una diferenciación entre los estudiantes.

Esta diferencia en el trato puede traer consecuencias negativas y generar conflictos internos. Estos conflictos pueden incluso afectar de forma directa al niño con déficit de atención, quien podría sufrir el rechazo del resto de sus compañeros y generar situaciones de mayor conflicto que romperían con la armonía grupal. A partir de esta necesidad, Mario Leroux formuló una solución original, la bicicleta-pupitre.

Con este dispositivo es posible aplicar uno los tratamientos  que puede resolver este problema: la descarga de energía. Bastan unos minutos de ejercicio para que el estudiante libere la energía acumulada y se mueva. Esto permite que cuando acabe el ejercicio pueda centrar su atención en lo que debe.

 

¿Es una bicicleta o un pupitre?

Esta innovación es una bicicleta y un pupitre, ambas cosas al mismo tiempo. Los alumnos podrán asistir a clases de la forma clásica, utilizar sus libros y tener un espacio donde reposar y apoyarse al escribir, así como un lugar para sentarse, con la modificación de que incorpora pedales. De este modo, darán clases en una particular estática, que les permitirá descargar energía y pedalear cuando sea necesario, sin tener que levantarse de su asiento.

Las ventajas de este dinámico método son amplias y están avaladas por educadores, que ya han podido experimentar los resultados. En la actualidad, un colegio ya implantó la estrategia educativa en Canadá.

Según demuestran algunas investigaciones, tras 15 minutos de actividad física sobre la bicicleta los alumnos que poseen trastornos de atención tienden a concentrarse mejor y están listos para iniciar las lecciones.

 

 

¿Es una modalidad para todos?

No todos los alumnos sufren de este síndrome. Sin embargo, hacer ejercicio previo a las lecciones escolares no les afectará, ni disminuirá el desempeño. Por el contrario, motivará y accionará el funcionamiento de las neuronas, preparándolos para adquirir los conocimientos de una mejor manera.

En contraposición, lo que para algunos puede ser un foco que incentiva la concentración (niños con TDAH), para otros es lo contrario, ya que puede pasar a ser parte de una distracción, que evita que se concentren en las clases. Hay que partir de la realidad de que las mentes de los niños son distintas y la manera de tratarlos, en muchos casos, debe ser diferente.

Los pequeños con TDAH tienen dificultad de concentración, pero si se les brinda un estímulo con el que puedan liberar energías sin tener que levantarse de sus asientos, se genera un doble beneficio: se concentrarán en las actividades académicas, al tiempo que liberan energía y cumplen con la necesidad de movimiento.

Sin embargo, para el resto de estudiantes la dinámica es distinta. Si bien el ejercicio previo les ayudará a recibir mejor las clases, tener en el mismo espacio esta distracción no favorecerá su aprendizaje.

En definitiva, aunque es una propuesta original y dinámica, no es apta para todos. Su uso debe ser específico para aquellos estudiantes que presentan alteración en la concentración y sufren de hiperactividad diagnosticada.

La propuesta no ha llegado aún a España, de modo que no está al alcance de los estudiantes de nuestro país. Sin embargo, si es posible acceder a algunos tutoriales que indican cómo fabricar o habilitar un pupitre para convertirlo en bicicleta.

 

El coste de un pupitre-bicicleta

Los costes de este particular pupitre son elevados. Y es aunque el precio unitario del producto puede parecer económico, hay que recordar que en los colegios las clases constan de unos 25 pupitres, así que habilitar un aula entera con pupitres bicicleta no es una posibilidad demasiado viable para la mayoría de escuelas.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...