Pierde peso y quema calorías pedaleando sobre tu bicicleta estática

Última actualización: 15.11.19

 

El ciclismo es una de las mejores actividades deportivas para perder peso y mejorar la masa muscular. De allí que sea una tendencia en pleno auge. Muchos optan por practicar esta disciplina porque disfrutan del pedaleo, mientras que otros se sienten atraídos por los beneficios que se pueden obtener al practicar esta actividad de forma frecuente.

Seas o no profesional, cualquier persona puede coger su bicicleta y seguir una ruta, solo que esto puede ser algo inseguro si no se tiene conocimiento previo. Para quienes disfrutan de pedalear, pero buscan una forma más tranquila para hacerlo, las modalidades del ciclismo indoor son una opción adecuada.

Para sumarte a esta tendencia, que cada vez se populariza más alrededor del mundo, solo se requiere de una bicicleta estática. Así que si cuentas con una de estas en casa, puedes desempolvarla y utilizarla para conseguir los objetivos planteados.

El ciclismo indoor, en las modalidades de bicicleta estática y spinning, sirve para eliminar grasa, reducir medidas y quemar calorías. Esto se debe a que el pedaleo requiere de fuerza y actividad física constante, que lleva a activar el sistema cardiovascular.

En las diversas sesiones, el nivel de esfuerzo necesario dependerá de la intensidad y velocidad que se desee tener. Por ello, el pedaleo es una de las mejores técnicas para obtener una mejor condición física, al tiempo que se quema grasa y se activa el organismo. Todo esto con rutinas divertidas, que pueden ir acompañadas de música para hacer más amenas las sesiones.

Al principio, es posible que sientas un nivel de agotamiento elevado y que en medio de la rutina sientas el cansancio. Esto es normal, porque el cuerpo se está adaptando a una nueva situación que exige mayor esfuerzo. Pero progresivamente notarás como el cuerpo se repone y logra enfrentar mayores exigencias físicas.

Para obtener los resultados esperados al hacer spinning, debe haber un trabajo continuo y regular. Los objetivos no se lograrán si solo subes a la bicicleta estática una vez al mes. De allí que parte de los resultados pueden conseguirse con dedicación y perseverancia. Algunas rutinas de entrenamiento sugieren que la actividad debe realizarse al menos 3 veces por semana, en sesiones de entre 45 minutos a una hora aproximadamente.

 

 

Una opción de coste asequible

En la actualidad, hay muchas alternativas que permiten fortalecer el cuerpo y reducir medidas. Sin embargo, la bicicleta estática es una de las más asequibles, y puedes encontrar algunas recomendaciones aquí. Además, este equipo no ocupa mucho espacio y permite hacer ejercicios variados con bajo nivel de impacto negativo sobre las articulaciones y tendones.

Son pocas las contraindicaciones de uso de este instrumento, ya que solo se debe tener cuidado con las posturas para evitar lesiones. De hecho, la bicicleta estática suele ser una recomendación adecuada para quienes están en proceso de recuperación y desean adquirir poco a poco una buena condición física.

A través del pedaleo sobre una bicicleta estática hay un trabajo integral de las zonas media e inferior del cuerpo. La actividad genera también una adecuada labor aeróbica, al tiempo que se tonifican músculos como cuádriceps y glúteos. Además, se obtiene resistencia y se queman calorías. Así, con rutinas periódicas, se puede decir adiós a esos kilos de más.

 

Una máquina sencilla

Una de las ventajas más interesantes de esta clase de aparatos es que son sencillos de utilizar. No requieren de una técnica específica ni de una destreza extraordinaria, de modo que si no se saben utilizar aprender a hacerlo no será una tarea compleja.

Además, la bicicleta estática es apta para todo tipo de personas, tengan o no sobrepeso corporal. Sin embargo, se debe comprobar que la bicicleta posea una capacidad de carga que vaya de acuerdo al peso de cada individuo.

 

Antes de pedalear se debe ajustar

La mayoría de modelos de bicicletas estáticas permiten al usuario ajustar la altura de los elementos de su estructura, como el manillar y el sillín, para que estén adecuados al tamaño y estatura de cada persona.

Conseguir un ajuste apropiado a la estatura de cada usuario es una idea que ayuda a lograr los objetivos planteados. Además, se evitan lesiones por forzar los músculos y articulaciones con posturas inadecuadas.

Si es poco lo que sabes sobre la regulación de estas piezas, ten en cuenta que el sillín debe estar a la altura de la cadera. Por su parte, el manillar debería estar a la misma altura del sillín, mientras que la distancia entre ambos no debe ser superior a la de un antebrazo.

 

 

Tras verificar estos detalles, no debes dejar de lado la postura que adoptarás al pedalear, pues de ella depende que la jornada de entrenamiento sobre la bicicleta estática sea productiva y se minimicen los riesgos por lesiones.

Al subir en la bicicleta la espalda debe estar recta y la columna no puede quedar arqueada. Por el contrario, la postura debe ser natural y se debe mantener la vista al frente. Para mantener la postura, muchos entrenadores recomiendan conseguir un foco de atención en la pared y fijar la vista en él.

Para lograr un trabajo más intenso y que involucre la zona del tronco o zona media, es necesario contraer el abdomen durante el pedaleo, no mover las caderas y evitar hacer demasiado presión en el manillar. La intensidad de la fuerza sobre la bicicleta estática debe estar en los muslos y abdomen.

Para que la rutina pueda disfrutarse, se recomienda usar ropa fresca ,que absorba el sudor y permita la transpiración. También debes mantenerte hidratado y, antes de comenzar, estirar y hacer calentamiento para que los músculos no sufran impactos severos.

 

Consejos para quemar grasa

Si tu objetivo es perder peso, una de las alternativas es variar los intervalos de intensidad. Por ejemplo, se puede probar con sesiones de estilo Tabata.

Para esto, se deben ejecutar ocho series de 20 segundos cada una, estando de pie sobre la bicicleta a una velocidad elevada. Entre cada serie se debe guardar un reposo de 10 segundos.

Con esta técnica de entrenamiento se quema grasa en solo cuatro minutos. Para que la actividad sea más efectiva y se cumpla el tiempo, es recomendable contar con un cronómetro para seguir y cumplir el tiempo de cada serie.

Otra forma es optar por intervalos de menor intensidad. En este caso, se debe alternar con ritmos variados y velocidades en aumento, pedaleando de pie con resistencia y sentado con velocidad, por un lapso entre 20 y 40 minutos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...