Sigue estos consejos y disfruta de tus clases de spinning

Última actualización: 21.11.19

 

El spinning es una de las modalidades del ciclismo que es tendencia en la actualidad. Se trata de una rutina dinámica y divertida con la que se ejercitan diferentes grupos musculares, se tonifican las piernas, se libera el estrés y es una forma de mantenerse activo.

De hecho, también es utilizada para mejorar la coordinación, reducir medidas o bajar de peso, así como revertir los efectos de la celulitis en el cuerpo. Todo esto se logra solo con una sesión diaria, que tiene una duración aproximada de entre 45 a 60. De ahí que muchos quieran practicar este deporte.

Y lo mejor de todo es que puedes hacerlo en espacios cerrados, así que no deberás preocuparte por el clima o las irregularidades del terreno. En los gimnasios, esta es una de las clases que más personas atrae. De hecho, si llegas tarde, es posible que te quedes sin bicicleta y debas esperar a la siguiente clase.

Si tienes amigos que ya estén en este mundo, es posible que te hayan comentado acerca de la experiencia y desees unirte. Antes de comenzar, debes saber que el spinning puede ser agotador, pero la cosa mejora cuando el cuerpo se habitúa al nivel de entrenamiento. De forma natural, los músculos se irán adecuando hasta que puedas pedalear disfrutando.

Si aún te sientes inseguro, lo mejor es empezar a rodar y darle una oportunidad al spinning, pues una vez que estés en contacto con la bicicleta irás tomando confianza. Para animarte, te ofrecemos algunos consejos que te serán de ayuda en las primeras clases y que te permitirán volver con más ganas a tu siguiente sesión.

 

Hazle saber al entrenador que estás empezando

Muchas veces nos cerramos a iniciar una nueva actividad por temor a fallar o no ser lo suficientemente buenos, pero es solo cuestión de confianza. Para que te sientas cómodo, lo recomendable es llegar un poco antes de iniciar la clase y hablar con el entrenador y comentar que eres un recién llegado. También puedes exponerle tus dudas y recibir algunas indicaciones como introducción.

Aunque no lo creas, hacerle saber al profesor tu condición de principiante os ayuda a ambos. Así, el instructor se mantendrá atento y no te exigirá más de lo que puedas dar, mientras que tú, como alumno, no tendrás la presión de tener que hacerlo bien, aunque realmente no sepas. La idea es disfrutar, no sentir que estás en una cámara de tortura.

 

 

Detente cuando lo necesites

Si estás comenzando la actividad, es normal que no tengas el mismo nivel que el resto de tus compañeros. El spinning exige un alto rango de resistencia que activa el sistema cardiovascular, de modo que si no has hecho ningún tipo de ejercicio en algún tiempo, es posible que no aguantes el ritmo.

En este caso, tómatelo con calma. Aunque la clase sea de 60 minutos, no es necesario que los cumplas en su totalidad, pues puedes parar a descansar. Si quieres dejar de pedalear algunos minutos para tomar aire y luego volver a la rutina no hay problema, pues la adaptación del cuerpo a una nueva actividad es algo normal.

También, puedes optar por cambiar el ritmo del pedaleo o disminuir la resistencia. Son muchas las formas que existen para que el cuerpo se habitúe. Lo importante es que no sientas presión o que abandones solo porque no pudiste acabar la primera clase. La resistencia se gana con el tiempo.

 

Mantente hidratado

Las rutinas o sesiones en una bicicleta de spinning son de alta intensidad, por lo que es común sudar y sentir la necesidad de beber líquidos. Y es que durante el ejercicio la garganta se seca, el corazón se agita y el cuerpo comienza a trabajar de forma acelerada. Por ello, es importante que te mantengas hidratado durante la actividad.

Sin embargo, no debes abusar de la botella, pues con un par de sorbos cada tanto bastará. De lo contrario, es posible que tu organismo se llene y al continuar con el ejercicio sientas nauseas o un dolor a la altura del bazo, el conocido “flato”.

Durante las clases, hay momentos de pausa o desaceleración que son indicados por el propio entrenador. Es allí cuando muchos aprovechan para dar un sorbo, sin bajar de sus bicicletas. Por eso se recomienda llevar una botella o bote de ciclismo, porque lo necesitarás. De hecho, algunos expertos recomiendan hidratarse antes de la actividad y hacerlo también al terminar.

 

 

Mantén la postura adecuada

Si quieres disfrutar de más de una clase, es necesario que prestes atención a la postura que indica el entrenador y tratar de copiarla al pie de la letra, pues esto te permitirá pedalear de forma correcta y evitar posibles lesiones.

En el spinning es común que los principiantes adopten posturas erróneas, muchas veces por culpa del cansancio. Muchos adoptan posiciones que, sobre la marcha, pueden parecer más cómodas o que desvían la concentración de la fuerza, pero luego sentirán dolor en la cervical, espalda y otras zonas que pueden incluir las extremidades superiores como los  hombros y los brazos.

Pedalear tiene su técnica y hay maneras de lograr una mayor eficiencia. Si no te sientes cómodo y crees que estás haciendo los movimientos de forma incorrecta, puedes llamar al instructor y pedirle que te guíe. También, puedes observar a los alumnos con mayor experiencia e imitar sus movimientos.

Adicionalmente, es necesario que ajustes la altura del sillín de tu bicicleta a tu estatura, así como también que acerques el sillín al manillar, de forma que te sientas cómodo. Cada persona es distinta, de modo que si dejas la regulación que traía el alumno anterior es posible que termines maltratando tus articulaciones y te lesiones.

 

Disfruta el tiempo sobre la bicicleta

Aunque por la intensidad del ejercicio sientas que es demasiado para tu cuerpo, lo importante es que disfrutes. La mayoría de las clases son dinámicas, entretenidas y cargadas de energía. Con una sesión podrás dejar a un lado los problemas y liberar el estrés acumulado.

Muchas personas recomiendan hacer el pedaleo de forma libre en lugar de verlo como una clase impuesta, disfrutar el tiempo y no solo mirar el reloj para contabilizar cuánto queda.

Esto tal vez no ocurrirá en la primera clase, quizás tampoco en la segunda o tercera, pero la constancia es la clave del éxito y poco a poco te sentirás más cómodo. De todos modos, si finalmente sientes que el spinning no es lo tuyo, hay muchas opciones para hacer deporte.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...