Aprende cómo y cuándo debes utilizar mancuernas, barras y poleas

Última actualización: 22.08.19

 

Durante el entrenamiento en gimnasio es normal hacer uso de algunos elementos que mejoran la rutina de ejercicios en función al fortalecimiento y desarrollo muscular. En los centros de entrenamiento, hay a disposición una gran cantidad de aparatos y equipos, pero solo con barras, poleas y mancuernas es posible ejecutar una rutina de ejercicios eficaz para la tonificación de los músculos.

 

Tres implementos para lograr resultados

Las mancuernas, barras y poleas permiten ejecutar ejercicios que varían de acuerdo a los resultados que la persona espera obtener. Todos estos elementos suponen un levantamiento de carga que aumenta y desarrolla los músculos. Sin embargo, la forma de ejecución es distinta, por lo que los resultados también lo serán.

Por ello, intentaremos diferenciar los beneficios y modalidades que se pueden practicar con cada uno de estos elementos para que el usuario pueda sacar mayor provecho a la rutina de entrenamiento.

 

Mancuernas

Estos son los elementos más comunes que se pueden conseguir en los gimnasios, pero también se pueden comprar y tener en los hogares, como aliados para el entrenamiento. Las mejores mancuernas pueden encontrarse en diferentes pesos y varían de forma en función al agarre. Asimismo, algunos modelos tienen una cubierta en neopreno, mientras que otros son de metal denso, que puede ser fijo o agregarse en discos extraíbles para variar el peso.

Las mancuernas tienden a ser de los elementos favoritos, porque son fáciles de encontrar en cualquier gimnasio y también su manipulación es práctica. Suelen ser apropiadas porque se trabaja el músculo a través de la tracción motora.

Estos elementos deportivos pueden utilizarse para ejercitar casi todas las partes del cuerpo. Por lo general, se requiere de las manos para hacer uso de ellos, pero hay algunos ejercicios en los que se utilizan de otra forma.

 

 

Una de las grandes ventajas de las mancuernas es que permiten ejecutar muchos movimientos de forma natural. Aunque los ejercicios con mancuernas puedan parecer sencillos, es necesario manejar la técnica en cada uno de ellos y ejecutarlos de forma apropiada para evitar lesiones.

Además, con las mancuernas es posible lograr un trabajo para la activación muscular. Los ejercicios varían de acuerdo a la carga, por lo que es importante seleccionar una que vaya de acuerdo a la fuerza y aptitud física, pues de este modo se evita que el músculo se atrofie. En función a la extremidad a entrenar, se debe cambiar la carga de peso.

En el caso de los press pectorales, se requiere incorporar un banco. Para hacerlo, el movimiento a ejecutar tiene que ser lento y sin afectar los hombros, para que el ejercicio sea focalizado.

Adicionalmente, con las mancuernas se pueden hacer casi todos los ejercicios de brazos, en los músculos de bíceps y tríceps, pecho e incluso hombros. Uno de los más populares es el curl, un ejercicio con el que se puede trabajar tanto elevaciones laterales como frontales.

Por otro lado, también hay instructores que recomiendan las mancuernas para entrenamientos que involucren las extremidades inferiores. Estas son utilizadas en rutinas de piernas con abductores y tijera.

 

Barras

Tras conocer a fondo las propiedades y beneficios de las mancuernas, es necesario tener una idea de las posibilidades que se abren al trabajar la musculatura con ayuda de una barra. Con este elemento, también es posible trabajar en pro del peso libre con cargas para lograr mejores resultados. El objetivo es tener mayor tracción en las articulaciones y músculos, lo que lleva a un desarrollo físico adecuado.

Una de las ventajas de la barra es que se reparte la carga y puede sujetarse con ambas manos. Esto puede ser un arma de doble filo, ya que por un lado hay mayor estabilidad, pero por otro el movimiento es restringido y se debe contar con una técnica limpia para evitar lesiones.

Al repartirse la carga entre ambas manos, es posible levantar más peso, pero también existe la posibilidad de que haya un desequilibrio en la tensión muscular en las partes del cuerpo, lo que lleva a que se ejercite más una parte que otra y puede causar lesiones.

La carga de las barras tiende a estar en los discos que se colocan en las extremidades. Estos están alejados de las manos, por lo que hay mayor intensidad, trabajo muscular y resistencia en los músculos.

 

 

Además, una barra es un elemento versátil que sirve para ejercitar varios grupos musculares. Aunque son menos los ejercicios que se pueden ejecutar con barra en comparación de las mancuernas, estos son intensos y focalizados.

Algunos de los ejercicios más populares con barras son los dedicados a mejorar el desarrollo muscular de las extremidades inferiores con las sentadillas o peso muerto. Además, la barra es una opción que sirve para hacer curl de bíceps, tanto inclinado como horizontal. Otra de las modalidades involucra el trabajo de hombros con elevaciones sobre la cabeza.

 

Poleas

En el caso de las poleas, son instrumentos que a diferencia de los anteriores requieren de una máquina. La carga no se levanta de forma directa, ya que para esto está la polea, por lo que el movimiento es dirigido.

Uno de los beneficios de esta modalidad es la posibilidad de trabajar los ángulos en beneficio del desarrollo muscular de la zona que se esté entrenando. A diferencia de las mancuernas y barras, con una polea se pueden ejecutar movimientos con mayor rango de acción.

Si bien es cierto que hay mayor nivel de movimiento, este es más controlado y menos natural, siendo esto un beneficio que permite al deportista adquirir técnica y evitar lesiones.

La intensidad del ejercicio con la polea es distinta. Aunque hay un trabajo muscular focalizado, siempre habrá contracción en la zona core o abdomen para conseguir estabilidad. Con una polea se pueden ejercitar diferentes grupos musculares, desde las extremidades superiores, hasta las inferiores. De cualquier modo, es necesario tener una postura recta y proteger la columna.

Algunos ejercicios populares con polea son los dedicados a brazos. Estos involucran bíceps, tríceps, espalda, pecho y hombro. Sin embargo, se pueden fortalecer glúteos y piernas incorporando correas en los tobillos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...