Conoce el funcionamiento y los usos de las pulseras de actividad

Última actualización: 14.11.19

 

Las pulseras de actividad y relojes inteligentes son unos dispositivos que se han convertido en tendencia dentro de la comunidad de deportistas, por ser aptos para emitir resultados y datos sobre la actividad y nuestro desempeño deportivo diario. Son conocidas como “wearables”, es decir, que pueden utilizarse con la ropa o bajo ella.

Las pulseras de actividad pueden enlazarse con el móvil a través de Bluetooth o NFC. A su vez, estos dispositivos inteligentes funcionan con una batería, que de acuerdo a la marca y versión puede tener una autonomía hasta de un mes. Algunos modelos funcionan con cable de alimentación, mientras que otros requieren pilas de botón desechables.

Cada fabricante introduce al mercado diferentes versiones y diseños, de modo que de acuerdo al modelo que se seleccione, se tendrán diversas características disponibles. Los modelos de gama alta incorporan pantallas a color con tecnología táctil y prácticamente todos son aptos para recibir notificaciones desde tu móvil.

Para ello, una vez adquirido el modelo es necesario instalar las aplicaciones que lo hagan funcionar. Uno de los modelos más populares por su precio y prestaciones es el Xiaomi Mi Band. Esta pulsera funciona a través de la app MiBand que se puede descargar en la tienda de Google Play. Y si te interesa otras marcas de pulseras, las puedes encontrar en este enlace.

De acuerdo a la modalidad deportiva, el usuario puede seleccionar las aplicaciones que más le convengan para tener una mejor experiencia de seguimiento deportivo. En el caso del running, hay varias aplicaciones compatibles con las bandas inteligentes, siendo una de las más utilizadas la Runtastic.

 

¿Y ahora qué?

Una vez que se ha adquirido la pulsera y se ha hecho la instalación de las aplicaciones para que esté enlazada con el móvil, comienza el funcionamiento del equipo. Aunque los dispositivos están diseñados para personas inmersas en la actividad deportiva de alta intensidad, cualquiera puede utilizarlos y sacarle provecho a su funcionamiento.

Dentro de las características básicas de estos equipos se encuentran la medición de pasos, las calorías consumidas y los kilómetros que se han caminado durante el día.

 

 

Algunos modelos son aptos para llevar un monitoreo del sueño, miden la calidad y cantidad de horas de descanso considerando la frecuencia cardíaca. Estos datos recogidos son mostrados al usuario a través de gráficos en pantalla y es el análisis de los resultados lo que puede ayudar a controlar y mejorar los hábitos para tener una vida más saludable.

De acuerdo a la necesidad individual, el usuario podrá seleccionar entre una gama de opciones que está en constante crecimiento. En el caso de los deportistas asiduos, hay alternativas como Runtastic Orbit, que funciona a partir de la aplicación Runtastic Me. Con ella, el usuario tiene acceso a una serie de consejos que ayudan a tomar motivación para lograr mejores resultados.

 

¿Son precisas?

Puede que en este punto te preguntes si son realmente efectivas las pulseras de actividad. La respuesta es que sí, pero también necesitan del esfuerzo e iniciativa del usuario. Algunos científicos creen que estas pulseras funcionan como un efecto placebo y que llevarlas por sí solas no logra los objetivos, pero fomentan la necesidad en el usuario de practicar deporte para analizar el progreso.

Cada modelo tiene su sistema de funcionamiento y su algoritmo para proporcionar la información de la actividad. La precisión varía y puede ser cuestionada, porque deja un amplio margen de error. Sin embargo, son dispositivos que sirven para calcular el rendimiento y mejorarlo, gracias a la información biométrica que suministran.

Estos relojes inteligentes funcionan a través de sensores. De acuerdo a la cantidad y calidad de los sensores, más precisa será la información recolectada y mostrada al usuario.

La gran mayoría de modelos de pulseras de actividad están equipados con acelerómetros de tres ejes. Asimismo, otras versiones incorporan giroscopios, instrumentos sirven para recolectar datos que maximizan la veracidad de los valores sobre orientación, rotación, dirección y movimiento.

Los modelos más populares dentro de la comunidad de usuarios poseen también altímetro y pulsómetro. Aunque parezca poco probable que estos pequeños aparatos tengan todas estas opciones, es así y lo mejor es que su tamaño y peso no varían, pero su precio sí.

La tecnología incorporada en estos dispositivos es de última generación, ¿has oído hablar de la oximetría de pulso? Es a través de esta tecnología que una luz infrarroja entra en contacto con la piel y escanea los cambios en el color de la sangre, lo que da una idea del nivel de oxigenación y brinda la posibilidad de calcular los latidos.

 

 

No obstante, estos cálculos no siempre son completamente exactos, pero su proximidad se acerca bastante, aunque depende del modelo. Algunas imprecisiones también pueden presentarse en relación a la calidad de sueño.

Los patrones para medir el sueño suelen calcularse a través de los movimientos de la muñeca. En otras palabras, si no hay ningún movimiento, la pulsera registra que se está en reposo, sobre todo en las noches. El asunto es que no siempre la inactividad implica horas de sueño.

El usuario puede estar en estado de reposo, pues sin estar durmiendo. Un verdadero medidor del sueño sería uno capaz de llevar un control en la actividad cerebral, el ritmo cardíaco, la respiración y los niveles de oxígeno, entre otros valores.

 

Medición más exacta: el gran reto

Muchas veces las pulseras de actividad no son precisas, porque los sensores burlan a la máquina. Por ello, los fabricantes tratan de ser más cuidadosos y habilitar en los dispositivos algoritmos más precisos. Los modelos más sofisticados tienden a arrojar mejores resultados.

En palabras del matemático Philippe Kahn, es necesario eliminar el ruido para que los resultados sean más fieles y de mayor calidad, cosa que por ahora no se cumple en todos los casos.

En la actualidad, la gran mayoría de pulseras de actividad son poco precisas, pues si bien recogen información real y que puede ser útil, esta no es del todo exacta.  No obstante, los algoritmos pueden mejorarse a través de técnicas de ingeniería y tecnología, para lograr una mayor calidad en la emisión de los patrones mostrados al usuario, lo que permitirá un mejor rendimiento deportivo.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...