La normativa de Tenerife podría aceptar bicicletas plegables en autobuses

Última actualización: 17.09.19

 

Las bicicletas son medios de transporte alternativo que cada vez están más presentes en las calles de casi cualquier ciudad. Son un medio alternativo no contaminante, práctico para llevar una vida saludable y son además convenientes para el bolsillo, porque su mantenimiento es mucho más económico que el de un coche. Además, tienen un gasto nulo de combustible, lo que las hace mucho más atractivas.

El reciente y creciente interés de la población por los diferentes modelos de bicicletas tradicionales, plegables, eléctricas, de ruta, de paseo y urbanas, así como todas las demás del mundo del ciclismo, ha llevado a que exista un mercado amplio en torno a ellas. De este modo, pueden conseguirse bicicletas, repuestos, frenos, accesorios y equipamiento que mejoran la experiencia de pedaleo sobre ruedas.

Este aumento en la demanda de bicicletas es cada vez más frecuente y visible en muchas de las ciudades importantes de Europa. Por ello, la legislación y vialidad ha cambiado para ofrecer mayor protección y seguridad a los ciclistas en las rutas urbanas.

Hoy en día, es común ver canales para bicicletas. Esto ha supuesto una inversión por parte del gobierno local o del ayuntamiento. Lo mismo ha ocurrido en el caso de las señalizaciones. Incluso, algunas calles han cambiado de dirección y de normativa, para mejorar el recorrido del ciclista.

En este sentido, podría producirse un nuevo cambio que beneficiaría aún más a los ciclistas. Para el tercer trimestre del 2018, el director insular de Movilidad de Tenerife, Miguel Becerra, explicó que habría una modificación en las ordenanzas, por lo que esperaba que para mediados del 2019 ya estuviera aprobada una normativa que permitiría a los usuarios transportar sus bicicletas plegables en autobuses.

Hasta mediados del año pasado, esta posibilidad estaba negada para los usuarios. De acuerdo a la normativa vigente, los usuarios de bicicletas no podían subir en los buses con sus bicicletas plegables, por lo que se limitaba su uso.

La discusión de dicha norma se debe a que, en muchas ocasiones, las personas deben trasladarse hasta cierto punto en autobús, para continuar el recorrido en bicicleta. Conscientes de esta necesidad, el Cabildo de Tenerife planteó y llevó a votación la propuesta de hacer modificaciones en algunos puntos de la ordenanza, referente a los derechos y obligaciones de los usuarios de los Transportes Interurbanos de Tenerife, S.A. -Titsa-. De esta forma, se permitiría llevar a bordo las bicicletas plegables sin limitaciones o costes adicionales.

Esta información la suministró en su momento Miguel Becerra, quien desempeña el cargo de director insular de movilidad. De acuerdo con los datos aportados por el funcionario, el Cabildo de Tenerife adelanta otras medidas que servirán para mejorar el uso tanto de las bicicletas como de los autobuses.

 

 

Según comenta Becerra, este cambió surgió como una medida para mejorar el sistema de movilidad a través de un medio sostenible, para reducir la cantidad de vehículos que diariamente circulan por las calles y avenidas. A largo plazo, se espera que estos planteamientos o cambios en el reglamento incidan en una menor contaminación y disminución del tráfico en las horas pico, para así dar un respiro adicional al planeta y contribuir a una menor contaminación, así como para agilizar el tráfico de las carreteras.

Por su parte, otro vocero del Cabildo de Tenerife, Fernando Sabaté, anunció durante el pasado mes de marzo del 2019 que Titsa es un aliado importante en esta modificación, ya que serán ellos quienes implantarán en sus unidades algunos sistemas de anclaje para poder llevar las bicicletas de forma más cómoda y práctica, sin ocasionar daños o lesiones a terceros. Asimismo, explicó que este sistema no estará disponible en todas las rutas, sino que podrá conseguirse en las líneas que los ciclistas suelen utilizar con mayor regularidad para trasladarse.

Por ahora, la Ley de Tenerife sigue siendo clara: está terminantemente prohibido el acceso de bicicletas en el interior de los autobuses. La única excepción al respecto es que las bicicletas se trasladen en el maletero, estén desarmadas y al mismo tiempo forradas para que no causen inconvenientes. Además, la Ley actual establece que tienen preferencia las maletas, así como otros bultos y bolsos sobre las bicicletas, por lo que su traslado es muy limitado.  

 

Tenerife por la bici

Esta intención había sido solicitada previamente por el grupo ‘Tenerife por la bici’, quien en su momento reclamó al Cabildo producir un documento en el que se añadiera a la ordenanza regente la posibilidad de subir las bicicletas de tipo plegables a los autobuses.

Esto con el fin de dar seguridad jurídica para viajeros y empleados de la compañía. Sin embargo, según alertó en el mes de agosto del año pasado, no recibió ningún tipo de respuesta por parte de los integrantes del Cabildo.

 

 

Unos meses más tarde, se sostuvo una reunión entre el director insular y los colectivos. En esta reunión, la petición fue aceptada por el Cabildo de Tenerife. En esta ocasión, la respuesta no fue positiva, pero tampoco negativa.

Según se desprende del comunicado que recibieron, el Cabildo estaría tramitando y adaptando el reglamento para que ahora las bicicletas plegables puedan trasladarse en los autobuses, pero con límites y condiciones. Además, se aclaró que antes de tomar decisiones sería necesario “conciliar muchos intereses”, porque al parecer no es sencillo.

En este aspecto, Becerra comenta que los cambios en la ordenanza serían puntuales y referidos a las bicicletas. Es decir, siguen estando excluidos del sistema de transporte otros medios alternativos como patines eléctricos o bicicletas convencionales.

De acuerdo a lo explicado por Becerra, todo es un tema de seguridad, ya que hay en vigencia un seguro obligatorio para viajeros, por lo que habría que pactarlo con las compañías de seguros.  Asimismo, explicó que para que exista un cambio en el reglamento, la propuesta debe ser aprobada por la Junta de Gobierno. Seguidamente, se abriría un proceso de exposición pública para que se presenten enmiendas. Tras esto, podría generarse la aprobación del texto.

Hasta que la normativa no se actualice, los ciclistas tendrán que seguir llevando sus bicicletas en el maletero. Si el autobús no dispone de las condiciones, entonces el ciclista no podrá llevar su bicicleta a bordo.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...