Madrid establece regulación para el uso de patinetes y bicicletas

Última actualización: 14.11.19

 

El creciente incremento de personas que se trasladan por la ciudad en patinetes y bicicletas ha llevado a las autoridades madrileñas a establecer una normativa que regule su uso para mayor comodidad y seguridad, tanto de usuarios de estos equipos como el resto de ciudadanos que se trasladan a pie y en automóvil.

En Madrid no existía una norma u ordenanza que rigiera el uso de bicicletas y patinetes. A pesar de ser una importante ciudad de España, no había desarrollado políticas de regulación en esta área, en comparación con otras ciudades como Barcelona, donde sí hay una normativa establecida.

Ahora, con la Ordenanza de Movilidad Urbana, los usuarios tendrán claro dónde, a qué velocidad y en qué condiciones pueden utilizar estos aparatos para cumplir con la normativa. A continuación, te presentamos un resumen de los aspectos más importantes de la normativa, de modo que tengas conocimientos para estar apegado a la Ley, evites inconvenientes y malos ratos.

En principio, esta es una ordenanza que beneficia a muchos. Si bien es cierto que andar en bici y patinete sin restricciones es agradable para muchos, también lo es que esta libertad podría ser una molestia para los peatones e incluso un peligro para todas las partes.

 

Ningún patinete eléctrico en la acera

Si cuentas con un  patinete eléctrico, sin importar la velocidad máxima que alcance, debes saber que no podrás utilizar las aceras, ni carril bus, ni otros espacios reservados para peatones. En este sentido, podrás hacer uso de casi todas las calles de Madrid, siempre y cuando circules por las calzadas.

 

 

Además, las ciclovías también están incluidas como espacios aptos para circular. Sin embargo, esta opción está siendo estudiada y se espera que la Junta de Gobierno apruebe la posibilidad de circular por estos espacios en un plazo de un año aproximadamente.

Por otro lado, si en lugar de uno eléctrico tienes un patinete convencional, monopatín o patines que no alcancen los cinco kilómetros por hora, podrás utilizarlos en las aceras, pero recuerda respetar la prioridad del peatón. Asimismo, en la regulación se recomienda el uso de casco, siendo este equipo de protección no obligatorio.

 

Cumplir la norma evita malos ratos

La ordenanza estipula que estos medios de transporte y esparcimiento deben estar dotados con equipamiento que mejore la seguridad y ayude a prevenir accidentes. Por ello, se establece que deben incorporar timbre, luces, áreas reflectantes en su estructura para ser percibidos en la noche y un sistema de frenado preciso. Además, la edad mínima para su uso, en el caso de los eléctricos, es de 15 años y podrán aparcar en diferentes espacios del mobiliario urbano de Madrid, estando prohibido en los bancos y marquesinas.

Para mayor seguridad de las partes, en la normativa se establece que se podrá restringir la circulación por túneles y algunas calles específicas que establezcan las autoridades competentes del ayuntamiento capitalino, pero estas se esperan que estén debidamente señalizadas.

En la regulación, los patinetes están clasificados en tres tipos: A, B y C. Los primeros poseen una o dos ruedas, con motor y velocidad máxima de 20 kilómetros por hora. Mientras que los segundos alcanzan una velocidad de 30 kilómetros por hora y los terceros, tipo “C”, serán aquellos patinetes tipo bicis, incluyendo las bicicletas con cesta grande, para pasajeros, para reparto y trixies.

 

¿Y las bicicletas?

Actualmente, son muchas las personas que se trasladan en bicicletas, siendo necesario que conozcan la normativa porque esta difiere de los patinetes. Además, recuerda que “el desconocimiento de las leyes no exime de su cumplimiento”, según el articulado del Código Civil. De modo que es mejor conocer que ser un infractor.

Primero, es necesario saber que si tienes más de 12 años, está prohibido circular en bicicleta por aceras y zonas peatonales. En el caso de los menores de esta edad, podrán hacerlo siempre y cuando estén en compañía de un adulto responsable que se encuentre a su lado.

Además, el Ayuntamiento de Madrid establece en la normativa que por temas de seguridad quedan prohibidas las “Bicibirras” o bicicletas con capacidad para más de cuatro ocupantes. Este tipo de bicicleta suele ser utilizada como medio de desplazamiento turístico en varias capitales europeas.

 

 

Fuera de estos aspectos puntuales, la regulación en el uso de las bicicletas por las calles de Madrid es reducida. De hecho, podrás trasladarte sobre estos equipos en dirección contraria, en las calles residenciales señalizadas o conocidas como “calles 20”. Además, será posible girar a la derecha con semáforo en rojo, pero debe señalizarse el cruce y respetar al resto de usuarios, transeúntes y coches.

Adicionalmente, con las bicicletas podrás circular en las calzadas en la parte central del carril y también será posible andar dos ciclistas en paralelo, siempre y cuando esto no se traduzca en riesgo para las partes.

A la hora de aparcar tu bicicleta, la normativa estipula una regla similar a la de los patinetes y otros vehículos de movilidad urbana. De modo que es posible aparcarlas ancladas a faroles u otros espacios que sean del mobiliario urbano.

Sin embargo, la norma es clara al señalar que está prohibido anclarlas en bancos, marquesinas y arbustos de ornamento o arbolado en general. Además, se deben dejar tres metros libres de la acera para estacionar.

 

Conoce más de las zonas 30 y 20

Para poder cumplir con la normativa, es necesario que conozcas además algunos aspectos y señalización de las zonas por donde podrás o no circular. El ayuntamiento capitalino reconoce las zonas 30 como aquellos espacios debidamente señalizados en el centro de la ciudad, en los que los peatones podrán atravesar la calzada por cualquier parte, sin entorpecer la circulación. Estas zonas suelen confundirse con las calles que han limitado su velocidad a 30 kilómetros por hora, por lo que es necesario que sepas diferenciarlas, ya que estas últimas son la gran mayoría.

En relación a las calles 20, tienden a ser aquellas ubicadas en zonas residenciales, donde hay un bajo tráfico vehicular y los coches deben ir a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora, siendo la prioridad los peatones por sobre los coches.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...