Potenciómetros: una herramienta útil para los ciclistas

Última actualización: 17.09.19

 

Los potenciómetros y los pulsómetros son unos pequeños dispositivos que se han convertido en una necesidad para muchos deportistas, entre ellos, los ciclistas. Actualmente, son muchos quienes sin estos artefactos no pueden entrenar de la misma forma, pues consideran que los números que arrojan ambos pueden servir para potenciar las capacidades en distintas fases del pedaleo, por lo que hay un mejor uso de la fuerza, del oxígeno y un mayor rendimiento general.

Todas las cuestiones referentes a los pulsómetros y potenciómetros vuelven a ganar popularidad cuando se realiza una competición de índole profesional, como por ejemplo, La Vuelta a España.

A juicio de algunos comentaristas y profesionales en el deporte, estos aparatos no son más importantes que las capacidades individuales de cada atleta. Sin embargo, para otros, una mayoría considerable, estos dispositivos representan una nueva era, ya que gracias a los datos que presentan, el ciclista puede aprovechar mejor los momentos en la carrera, de modo que han cambiado la manera de practicar ciclismo.

En el caso de los potenciómetros, estos aparatos son capaces de revelar información importante sobre el ciclista, la bicicleta e incluso del entorno. Con un potenciómetro, el deportista puede tener una idea de los datos referentes a la fuerza por kilos y por vatios.

 

Datos sobre los potenciómetros

Los potenciómetros surgieron como una especie de ordenador portátil que fue popularizado por el alemán Uli Schoberer, mientras que en España fueron utilizados inicialmente por los equipos de Manolo Saiz.

Asimismo, los dispositivos pueden recoger información más precisa sobre metros de escalada por kilómetro, los desniveles parciales y totales, el rango de cansancio de los músculos, la pendiente media, entre muchas otras mediciones. Además, muchos de ellos incluyen desde GPS hasta pulsómetro, por lo que no es necesario adquirir por separado dichos dispositivos.

 

 

Entonces, este medidor es capaz de calcular la fuerza aplicada por el ciclista en determinado momento, mientras que el pulsómetro puede llevar un control de la frecuencia cardíaca. Con ambos, el ciclista puede tener una idea acerca de la intensidad fisiológica y mecánica, cubriendo todos los aspectos durante la ruta y mejorando la calidad del pedaleo.

Los potenciómetros pueden colocarse en el manillar de las bicis, ofrecen más de 20 funciones simultáneas y en su pantalla es posible visualizar información en tiempo real. Todas estas ventajas han llevado a que sean indispensables en las bicicletas de estilo profesional, porque en la actualidad cerca de un 95% de ciclistas de alta competición los usan.

 

En contra de los potenciómetros

Sin embargo, no todos están a favor de estos aparatos, ya que para algunos, esta innovación ha eliminado condiciones y aptitudes naturales como imaginación e instinto, dando paso a respuestas robóticas que son controladas por números, datos y ciencia.

Los detractores basan su crítica negativa en que los grandes del ciclismo no dependían de pulsómetros o potenciómetros para serlo. Por ejemplo, ciclistas como Induráin o Marco Pantani no necesitaron de estos equipos para entrenar o para ganar carreras. Su capacidad era natural y estaba basada en sensaciones. Fueron capaces de triunfar en los terrenos más competitivos sin necesidad de ecuaciones.

De acuerdo a la opinión de quienes están en contra de los potenciómetros, los ciclistas de la nueva era son empíricos. Se dice que dan mayor importancia a los datos arrojados por estos aparatos, en lugar de considerar los signos que muestra el cuerpo.

 

Una visión positiva

No obstante, la realidad es que los números que emiten los ordenadores no fallan. En una entrevista ofrecida por Carlos Sastre para la ABC, el ciclista expuso que los potenciómetros son herramientas útiles para el entrenamiento, porque proporcionan un mecanismo para mejorar el rendimiento, a través de datos razonables. Apuntó, de igual modo, que gracias a estos aparatos, los ciclistas no sobrepasan los límites, haciendo en muchos casos que los competidores sean más conservadores.

 

 

Por ello, ahora son muchos quienes se han vuelto fanáticos de la relación vatios por kilo, es decir, la fuerza del ciclista esparcida en su peso. Esta frecuencia brinda datos importantes para comprender que no hace falta generar más fuerza, permitiendo de este modo hacer una reserva de energía y controlar el pedaleo.

A juicio del fisiólogo Alfredo Córdova, médico de equipos de ciclismo profesional, los potenciómetros son una herramienta útil. Para explicarlo mejor, escribió un libro al que tituló “Potenciómetro, mitos y mentiras”.

De acuerdo a lo que expuso en este texto, los pulsómetros indican el comportamiento del cuerpo en relación a consideraciones médicas, científicas y mecánicas, por lo que desestimar los datos sería un error. Según formuló, estos dispositivos ayudan en el entrenamiento y son necesarios en la actividad, porque brindan información integral del organismo.

El autor afirma que los competidores de la talla de Froome en equipos como Sky, que ya han instaurado estos dispositivos en los pelotones, superan la suerte para dar paso a las matemáticas. Así, gracias a los datos mostrados por estos dispositivos, Froome no se desvanecerá en medio de la carrera. De esta manera, puede dejar avanzar a competidores como Quintana o Contador en algunas etapas, porque tiene la certeza de que, de acuerdo a la información registrada, si mantiene un pedaleo constante puede lograr la meta.

Estos dispositivos van enlazados al ordenador del director en el coche de los equipos, de modo que las escuadras tienen ante sus ojos cifras y dígitos que les permiten tener una idea más clara de las etapas.

A juicio de Sastre, no se puede ir en contra de la información y el progreso. Con estas herramientas, el ciclismo ha subido un escalón y los equipos pueden analizar los datos en función de los intereses del patrocinador.

Asimismo, expuso el ganador del tour 2008 que, para su gusto, prefiere las adversidades a los que se enfrentaban ciclistas como Perico, Pantani o Chava, porque esas emociones no se pueden medir, pero reconoce que está ante una nueva forma de vivir el ciclismo. Se trata de una nueva era, la del auge de la tecnología puesta al servicio del deporte.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...