Las bicicletas eléctricas conquistan los mercados mundiales  

Última actualización: 22.08.19

 

Si vives en una gran ciudad y te preocupa trasladarte de un lado a otro por los elevados costes de transporte, la inversión que supone un coche, así como la contaminación que generan los gases de la combustión, puedes optar por una alternativa más ecológica para recorrer distancias cortas. Tal es el caso de la bicicleta eléctrica.

La bicicleta ha tenido mayor auge en la historia cada vez que ha ocurrido una crisis automotora. Puede que no sea una novedad, pero en los últimos años las bicicletas eléctricas han ganado terreno en Europa y a nivel mundial. Quizás se trate de una moda, tendencia o puede que los hábitos y conciencia del colectivo se estén transformando a consecuencia del cambio climático y sus estragos en los ecosistemas. De cualquier modo, el incremento en la oferta y demanda en este mercado supone el nacimiento de una nueva era.

Las cifras son claras. Según muestran algunos datos, se estima que solo en el continente europeo, por cada coche facturado, unas 60 bicicletas eléctricas son vendidas. Esto resulta interesante, especialmente por ser una alternativa diseñada inicialmente para distancias cortas.

Su popularización es un hecho, pero puede que algunos todavía no sepan qué es una bicicleta eléctrica y cómo funciona. Si perteneces a este grupo, debes saber que son un mecanismo de transporte individual alternativo que genera menos contaminación y gasto.

Para marcar diferencia con las bicicletas convencionales, las eléctricas están dotadas con un motor y una batería que genera la energía para que este se accione. La fuerza del motor, capacidad de la batería y autonomía de la misma varían de acuerdo al modelo.

La esencia de los modelos eléctricos se basa en dar una ayuda al ciclista para que reduzca el esfuerzo que ejerce en algunos tramos de la ruta. Sin embargo, no es una moto, ya que a pesar de que cuenta con un motor, será necesario pedalear para lograr el impulso y movimiento.

 

Un auge en las ventas

Son muchos quienes actualmente se mueven por las ciudades en una bicicleta eléctrica y habrá cada vez más. De hecho, este mercado ha mostrado un interesante nivel de productividad y desarrollo, con números en constante crecimiento y tendencia a la subida.

Una muestra de ello es China, pues durante la última década el país asiático pasó de un mercado nulo a una producción de 230 millones de unidades al año, muchas de ellas solo para consumo interno. Otro ejemplo es Europa, donde cada vez hay más equipos circulando en las calles. Solo en Alemania, existe un aproximado de dos millones y medio de ebikes.

 

 

¿Por qué se originó el Boom?

La razón no es concluyente, ya que cada usuario tiene sus propios motivos que lo llevaron a unirse a la tendencia, de modo que depende del perfil de cada uno. Pero, en general, las ventajas que ofrece este medio de transporte son válidas para todos.

Uno de los aspectos de mayor peso es el tema ambiental y la reducción del caos vehicular en las grandes metrópolis. Con el uso de una bicicleta eléctrica, se disminuye en un 40% las emisiones de CO2 en contraste con un coche. En palabras más simples, es una alternativa menos contaminante y un transporte para la movilidad urbana más sostenible y saludable.

Los modelos eléctricos tienen una ventaja sobre las bicicletas convencionales, ya que el motor permite la asistencia y reduce el agotamiento al pedalear, de modo que son una alternativa para distancias cortas y medias. La mayoría de modelos puede llegar a una velocidad máxima de entre 25 y 30 kilómetros por hora.

Asimismo, las grandes ciudades europeas se están adaptando al cambio y construyendo canales para mejorar el tránsito de este medio, haciéndolo más fluido y seguro. Además, muchas ciudades también se están actualizando para mejorar las ordenanzas y leyes que rigen su movilización.

El Reino Unido es un país que registra un 75% de uso de este medio de transporte, para que las personas lleguen a sus lugares de trabajo. Los usuarios las escogen por ser rápidas, cómodas y tener la ventaja de brindar asistencia. Esto evita que se llegue empapado de sudor en la oficina. Por el contrario, el ejercicio proporciona energía y esto se traduce en un mejor desempeño laboral.

Según las aproximaciones, este sistema de transporte es apto y conveniente para desplazamientos que supongan una distancia de 10 kilómetros. Además, puede servir para mejorar la condición física y para la rehabilitación de los ciclistas asiduos, tras una lesión.

 

 

Precio para todos los bolsillos

Si ya te sientes atraído a esta opción, falta que conozcas su precio y coste de mantenimiento, pues es posible que luego de conocerlos se despejen todas tus dudas y consideres la bicicleta eléctrica como tu alternativa.

Inicialmente, son más costosas que las bicicletas convencionales, lo que es un punto en contra, pero recuerda que tienen un motor que asiste el pedaleo. Al ser un producto de tanta demanda, son muchas las empresas que lo están fabricando, de modo que hay competencia y los precios son cada vez más atractivos.

Un modelo de alta gama y calidad puede rondar los mil euros, pero hay otras versiones de menor categoría, con prestaciones similares, que pueden conseguirse por 230 euros. Una de estas es la Xiaomi Himo V1, considerada como una bicicleta de bajo coste pero funcional.

Si los precios siguen sin convencerte, también puedes optar por el mercado de bicicletas eléctricas usadas, pues hay una amplia variedad de modelos, versiones y precios competitivos.

En relación a su mantenimiento, es asequible. Con la bici eléctrica puedes olvidarte de los impuestos de circulación, seguro o aparcamientos. Además, no tendrás que surtir combustible, solo recargar la batería con energía eléctrica. Este coste es menor al de llenar un tanque de moto. Recorrer 100 kilómetros en una bicicleta eléctrica tiene un coste de unos 0,25 céntimos de euro.

Desde jóvenes hasta adultos, la tendencia ha conquistado a todos los públicos. Muchos se han iniciado en dicha práctica por tema deportivo, otros por amor a la naturaleza y necesidad de reducir los efectos contaminantes. Aunque pueda parecer exagerado, nos encontramos en presencia de un fenómeno que muchos medios han denominado como “la revolución de las bicicletas eléctricas”.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...